“Todos los que integran el Consorcio tienen que asumir sus compromisos”

Copia de El Ideal Gallego-9999-99-99-999-608b309f
|

José Antonio Santiso Miramontes accedió a la presidencia del Consorcio As Mariñas en julio de 2011, sustituyendo en el cargo al alcalde de Culleredo, Julio Sacristán. Sin embargo, al igual que sus antecesores, Sacristán y el fallecido José Fernández Ramos, nunca hasta ahora había tenido que enfrentarse a una posible quiebra en el seno de una de las entidades políticas más solidas del área metropolitana.

Usted como presidente del Consorcio, ¿qué opinión tiene sobre la polémica creada sobre una posible salida del Ayuntamiento de Arteixo? 
En el año 2005 el Consorcio, por cierto yo en ese momento no era alcalde de Abegondo y por lo tanto no formaba parte de él, adquirió un compromiso con una empresa privada por el cual esta recibía la concesión de un servicio. Si ahora no estamos de acuerdo con el servicio que presta se rescinde el contrato y se le abona una indemnización. Pero eso lo sabemos todos. Yo, tampoco estoy de acuerdo con muchas de las cosas que se están haciendo en las concesiones que se están haciendo, principalmente en lo referente a Nostián. Lo de Nostián tiene fácil solución, porque el Consorcio puede enviar la basura a otro lugar. Sin embargo, lo de la recogida de la basura no es tan sencillo, salvo que la empresa quiera. Por lo que, desde mi punto de vista, hay que ser consciente de los compromisos que un Ayuntamiento adquiere. Yo como alcalde recibo estos compromisos y tengo que asumirlo. A mí también me gustaría que la basura costara menos. Pero en el caso del Consorcio es el coste real. En otros municipios tiene un coste más reducido pero es que lo financian con sus presupuestos o directamente no lo pagan. Pero hay que ver que servicio. Lo que no puede ser es mejorar el servicio y pagar menos.

Pero, precisamente lo que dice el alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo, es que puede hacerse mejor costando menos. 
Yo no dudo de las palabras del alcalde de Arteixo. El sabrá porque lo dice, pero el resto de los regidores del Consorcio dicen otra cosa distinta. Respeto sus palabras, por supuesto.

¿Usted considera posible hacerlo? 
Nosotros estamos intentando rebajar los costes en la recogida pero el verdadero problema se presenta con los rechazos de Nostián. Si no tuviéramos que hacer frente al más de un millón de euros que nos cuestan los rechazos ya podríamos tener a cien euros la tarifa de la basura. El problema no está en la concesionaria de la recogida, el problema está en Nostián. Pero nuestro sistema de recogida está diseñado para Nostián, mientras no se invente otro. Cualquier ayuntamiento que quiera abandonar el Consorcio tiene que tener claro cual va a ser después su sistema para gestionar la basura.

Oficialmente ¿hay algún municipio que haya planteado la posibilidad de abandonar el Consorcio? 
No. Para abandonar el Consorcio los estatutos indican claramente que hay que avisar con un año de antelación y llevar a cabo los estudios económicos necesarios para saber cuales son las repercusiones que el abandono puede suponer para todas las partes integrantes. Es cierto que cualquiera puede abandonar un consorcio cuando lo considere pertinente. Es una asociación voluntaria, pero hay que tener en cuenta los compromisos que asume un yuntamiento.
Entonces ¿desconoce totalmente qué es lo que está motivando esta polémica?
La explicación que ofrece Calvelo es que tras municipalizar el servicio de agua se ha encontrado que el Ayuntamiento ahorra dinero y pretende trasladarlo a la basura. Pero existe otro problema que es el de que este servicio lo cobra la Diputación, que tiene la delegación hasta 2020 a cambio del 5%. El Consorcio ya intentó recuperarlo pero el Gobierno provincial no cede y tampoco lo va hacer con Arteixo. Los números que él hace están bien, pero teóricamente. Además los cálculos que realiza el Ayuntamiento arteixán no contemplan que el número de usuarios del servicio de recogida se ha incrementado enormemente y que el personal municipal que había en su momento no podría atenderlo actualmente en su totalidad. Tendría que aumentar la plantilla de trabajadores. El servicio de recogida de basuras antes del Consorcio ya estaba municipalizado. Todos los que estamos en él sabemos lo que cuesta y si llegamos a la conclusión de que lo mejor para los presupuestos era cederlo fue por algo.

Otra de las críticas que se le formulan al Consorcio es que se ha constituido para un par de cuestiones cuando debería servir para gestionar muchos más servicios. 
Estoy totalmente de acuerdo. Pero esa crítica debería hacérsele a los habilitados nacionales, entre ellos el de Arteixo, que prohibieron que el Consorcio pudiese gestionar más servicios. Cuando redactamos los estatutos para constituir la Mancomunidad, que tendrá que sustituir al Consorcio, los habilitados, y no el de Abegondo, prohibieron que la entidad gestionase cuestiones que no fueran la basura. Dijeron que añadir más servicios era incumplir la legislación. Al presidente del Consorcio le gustaría mancomunar los servicios deportivos y culturales, entre otros. Abarataríamos costes. Precisamente, el problema por el que no está constituida la Mancomunidad fue porque todos estábamos de acuerdo en consorciar más servicios y los habilitados nacionales se negaron. 

Respecto a esto ¿qué va a pasar con la Mancomunidad?
En este momento estamos a la espera del futuro de la ley de racionalización de la administración pública. Si los ayuntamientos del Consorcio decidimos constituirnos en mancomunidad fue por imperativo legal. No por otra razón. Si la legislación al final nos obliga a crear la Mancomunidad lo lógico es que se integre el Ayuntamiento de A Coruña, si no lo mejor es dejar todo tal como está. 

“Todos los que integran el Consorcio tienen que asumir sus compromisos”