Al Qaeda mata a más de 20 personas en un hotel de la capital de Burkina Faso

|

Al menos 23 personas de 18 nacionalidades –entre ellos dos franceses– murieron en el ataque perpetrado la noche del viernes por varios milicianos yihadistas contra el hotel Splendid de la capital de Burkina Faso, Uagadugú.  El ministro del Interior, Simon Compaore, señaló que en total 126 personas fueron liberadas, 33 de ellas heridas, del hotel y explicó que 10 cuerpos fueron encontrados en la terraza de la cafetería.
Durante el ataque, que se atribuye Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), también murieron cuatro terroristas abatidos por las fuerzas de seguridad del país apoyadas por fuerzas especiales francesas.
El ataque comenzó en torno a las 20.30 hora local, cuando cuatro terroristas –dos hombres y dos mujeres– comenzaron a abrir fuego contra el café Capuccino, cercano al hotel. Los asaltantes quemaron coches y dispararon al aire, alejando al primer operativo de respuesta de las fuerzas de seguridad burkinesas, antes de entrar en el hotel Splendid.
El hotel suele acoger a militares franceses involucrados en la Operación Barjane, una fuerza con base en Chad y cuyo objetivo es la lucha contra las milicias islamistas de la región del Sahel, en el África Occidental.
El presidente, Roch Marc Christian Kaboré, calificó el atentado de “vil y cobarde”, mientras que el mandatario holandés, François Hollande, trasladó su “total apoyo” a su homólogo burkinés y a su pueblo tras el ataque. El dirigente expresó su solidaridad en un comunicado difundido a través del servicio de prensa del Elíseo por lo que definió como “un odioso y cobarde ataque”. El Gobierno español dijo que no tenía constancia de que haya españoles entre las víctimas del ataque.
Por otro lado, el Ministerio de Seguridad de Burkina Faso confirmó que dos ciudadanos austriacos, un médico y su esposa, fueron secuestrados en el norte del país. Fuentes de la emisora Radio Omega precisaron que el médico y su mujer se encuentran en manos de yihadistas tras ser apresados durante la noche del viernes en la ciudad de Djibo.
El secuestro habría tenido lugar prácticamente al mismo tiempo que el ataque perpetrado contra la cafetería y el hotel de la capital, y que es el primero de estas características que tiene lugar en el país, el último escenario de la campaña de terror de Al Qaeda. En un comunicado, recogido por “The New York Times”, el grupo se dirige a los “cristianos, a los ocupantes de nuestras tierras, a los que saquean nuestras riquezas y a los que abusan de nuestra seguridad”.
AQMI ha afirmado que combatientes de Al Murabitún, liderado por Mojtar Belmojtar y alineados con el propio grupo, atacaron el hotel porque “es frecuentado por personal de países de desconfianza global”.
En el texto, la organización asegura que el ataque busca “castigar a los cristianos por sus crímenes contra nuestro pueblo en República Centroafricana, en Mali y en otras tierras musulmanas”, así como “vengar a nuestro profeta, que la paz y bendiciones de Dios sean con él”.

Al Qaeda mata a más de 20 personas en un hotel de la capital de Burkina Faso