El atracador de Usera es alcohólico, depresivo y se encuentra “muy solo”

El detenido, fotografiado dentro del coche policial | Luca Piergiovanni (efe)
|

El hombre que fue reducido ayer tras intentar atracar una sucursal bancaria en el madrileño distrito de Usera es Antonio, un conocido vecino del barrio, de 55 años, exvigilante de seguridad, toxicómano y con problemas de alcohol.
El atraco comenzó pasadas las 09.50 horas en la oficina ubicada en la avenida de Rafaela Ybarra, esquina con calle Dolores Barranco, cuando un individuo entró con una pistola y retuvo a tres personas en el interior de la oficina, entre ellas, el director de la sucursal.

Síntomas de embriaguez
El hombre, que, según los vecinos, vive en una calle cercana, entró con visibles síntomas de embriaguez, cargado con una pistola y con una especie de aparato de plástico. Según los testigos, este habría dicho que se trataba de un explosivo.
“Si me cabreáis volamos todos”, llegó a decir mientras mostraba un paquete con cables que luego se demostró inofensivo.
Hasta el lugar acudieron el Grupo XII especializado en estos atracos y el jefe del mismo estuvo intentando negociar su entrega durante aproximadamente una hora. En un vídeo se puede observar cómo el atracador, cuando se vio rodeado por los agentes en la calle y sin alternativa, trató de abandonar la oficina con uno de los rehenes, mientras le apuntaba con la pistola en la cabeza.

Trató de quitarse la vida
A las 11.20 horas, el atracador salió esposado y se le llevó detenido a la comisaría de policía. Según los vecinos, es muy conocido en la zona y tenía problemas de alcohol y drogas. Recientemente falleció su madre y había tratado de quitarse la vida.
No se sabe qué le pasaba por la cabeza, pero sí que está “muy solo” y tiene problemas psicológicos y de alcoholismo. Así definen sus vecinos a Antonio.
Antonio lleva viviendo toda la vida en el piso de su madre, en el barrio, donde se le conocía como un hombre “depresivo”, en general, “tranquilo” excepto cuando bebía y “le daban arrebatos”, contó una vecina. “Decían que tenía problemas de deudas, pero deudas tenemos todo el mundo y no nos ponemos a hacer eso”
Sus vecinos señalan que no superó la muerte de su madre unos años atrás y desde entonces “estaba muy solo” y sumido en una depresión en la que sus problemas con el alcohol eran cada vez más evidentes. l

El atracador de Usera es alcohólico, depresivo y se encuentra “muy solo”