El Ayuntamiento está dispuesto a retirar el tranvía para siempre si se comprueba que no es rentable

|

El Ideal Gallego-2011-07-09-002-0a36ca89

r. l. > a coruña

  El futuro del tranvía turístico está en el aire. El jueves, el portavoz del gobierno local, Julio Flores, anunciaba la suspensión temporal del servicio al detectarse una avería en las vías del Paseo Marítimo, a la altura del edificio de Hacienda, que, según los informes de los técnicos, había sido consecuencia de una rotura de los raíles hace más de dos años. Aunque Flores indicó que se tratarían de agilizar al máximo los trámites para poder restablecer el servicio, ayer el gobierno local dejó la puerta abierta a la retira definitiva de la calle del tranvía turístico.  
Tal y como apuntó el portavoz municipal en una entrevista en Radio Coruña, se trata de un elemento con un destacado valor turístico, pero que habría que analizar en un contexto de crisis como el actual. “Lo que hay que reflexionar es que si en los momentos que corren podemos permitirnos, entre comillas, esos lujos”, puntualizó el primer teniente de alcalde, en alusión al coste que supone para las arcas municipales disponer del tranvía.
Flores explicó que el Ayuntamiento realizará un estudio para determinar los gastos de la reparación y aquellos que se derivan del mantenimiento, así como ver “cuál es el retorno económico de ese servicio turístico para la ciudad”. Una vez tengan los datos en la mano, el gobierno local tomará una decisión al respecto.
Durante la campaña electoral, el alcalde, Carlos Negreira, dejó claro que su partido no consideraba como “elemento de movilidad”, sino como un atractivo turístico, por lo que, en caso de mantener el servicio, sería otro departamento diferente al de tráfico el que se haría cargo del mismo. En la misma idea insistió ayer el primer teniente de alcalde, que invitó a reflexionar sobre la viabilidad de un tranvía turístico que fue muy criticado por el PP durante su etapa en la oposición.

Peligros > También habló ayer sobre la situación del tranvía el alcalde, Carlos Negreira. Tras las críticas de la exconcejala de Transportes, Yoya Neira, sobre su desconocimiento sobre los posibles riesgos del estado actual de las vías, el primer edil cree que su falta de información responde al hecho de que habían estado “alejados” de la realidad, ya que ”no es un problema que se haya producido hace una semana”, sino que se remonta a hace dos años.  
Negreira justifica la decisión de suspender temporalmente el servicio en el informe de los técnicos, en el que se asegura, según el primer edil, que “hay riesgo para las personas”. “Lo que hemos hecho es actuar sensatamente”, apuntó el regidor, que recordó que, a raíz del leve descarrilamiento que se produjo el domingo a la altura del edificio de Hacienda, el Ayuntamiento decidió solicitar un informe para analizar la situación.
De acuerdo al documento elaborado por los técnicos, la rotura pudo haber sido causada por diversos motivos. Se asegura que en la zona se estaba produciendo una situación anormal y peligrosa, que obligaba a que el tranvía circulase  a velocidades inferiores a los diez kilómetros por hora.

Estudio urgente > Además de analizar la rentabilidad del servicio, el Ayuntamiento solicitará un estudio urgente del estado de las vías al completo, así como de los motivos que han podido causar los daños. A partir de ahí, se tomarán las decisiones oportunas.
Según denunció Flores, el anterior gobierno local tenía constancia de las deficiencias que presentaba el servicio del tranvía desde hace dos años, “pero no consideraba urgente solucionar el problema porque la reparación no estaba prevista hasta el próximo mes de octubre”.
El primer teniente de alcalde recordó ayer que la decisión del gobierno local de suspender el servicio entre Las Esclavas y el castillo de San Antón responde a una cuestión de seguridad, al existir, según los informes, un peligro real tanto para los usuarios y trabajadores del propio tranvía histórico, como para el resto de ciudadanos y vehículos que circulan por las zona.


 

El Ayuntamiento está dispuesto a retirar el tranvía para siempre si se comprueba que no es rentable