Ochenta niños se convierten en diputados del Parlamento por un día

O Hórreo acogió a pequeñas réplicas de Feijóo, Villares, Leiceaga o Pontón
|

El Parlamento de Galicia acogió ayer la celebración de un pleno infantil, organizado por Aldeas Infantiles SOS, en el que ochenta niños ejercieron de diputados. El acto denominado “Abraza tus valores” trataba de hacer partícipe a la infancia de la toma de decisiones, del respeto y la convivencia contra el acoso escolar.


Los asistentes celebraron una sesión que abrió el vicepresidente primero de la Cámara, Diego Calvo para posteriormente clausurarla el conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela, y a la que también asistieron diputados de los cuatro grupos.


Los niños participantes eran alumnos de 1º a 6º de Primaria de los colegios de San Rosendo (Ferrol), Monte Baliño (Pantón), Inmaculada (Ourense) y Monterrey (Vigo). De este modo, con un alumno portavoz como representante pasaron por el pleno. Con sus propias palabras y desde la tribuna, expresaron lo que para ellos y sus compañeros significa la convivencia y el respeto.


El vicepresidente del Legislativo puso de relevancia el hecho de contar con la opinión de los más jóvenes y recordó que tanto para la comunidad educativa como para los gobiernos es una prioridad “garantizar el respeto en las aulas para facilitar la convivencia y prevenir el acoso escolar”.


Para lograr dichos objetivos dijo que no vale mirar hacia otro lado ante cuestiones como el acoso escolar, dado que cree “que no se debe tirar la toalla porque, y con la implicación de todos, y la de toda la juventud gallega, las dificultades pueden superarse”.

Votaciones
Tras los discursos, los portavoces presentaron una serie de compromisos y se abrió el turno de votaciones. Todos los diputados infantiles pasaron por la urna para decidir su propuesta favorita y comprometerse a cumplir la elegida. El compromiso que obtuvo el mayor número de votos, con un 31%, fue el de “respetar la propia libertad y la de los demás: ser más tolerante y no imponer los puntos de vista”.


En segundo lugar, con un 20% de las papeletas, eligieron “ayudar a los demás y no dar la espalda cuando alguien esté pasando un mal momento, así como pedir ayuda a un adulto cuando estemos sufriendo o viendo sufrir a un compañero”. Y en tercer lugar, con el 11% de los sufragios, los escolares votaron por “respetar a los demás por su forma de ser, de pensar y de vivir”.

Ochenta niños se convierten en diputados del Parlamento por un día