“No consentiremos ni un despido en la planta coruñesa; es mentira que haya pérdidas”

roberto teixido preside el comitã© de empresa susy suã¡rez
|

El comité de empresa no tolera las justificaciones de la multinacional y la acusa de especular.

 

La empresa ha afirmado que no es viable y que cerrará sin opción a negociación.

Ha habido beneficio. Ingentes beneficios. Más de 6.000 millones de euros de material de las Fuerzas Armadas españolas han revertido hacia Estados Unidos. Pero no ha habido una reinversión a nivel tecnológico, ni en A Coruña, ni en Asturias... en ninguna planta del grupo.

 

¿Cuál es entonces la razón?

Vinieron aquí a especular, y ya lo denunciamos en su día. Ojalá estuviéramos equivocados y pasáramos por una situación de bonanza. General Dynamics quiere liquidar la defensa terrestre española, pero no se va a marchar. Se queda aquí, con una oficina y con los contactos políticos que se hace. Y si surgen nuevas oportunidades, los surtirá cuando lo crea oportuno.

 

¿Qué papel cree que juega el Ministerio de Defensa?

El Gobierno tiene que reaccionar. El Ayuntamiento y la Xunta, también, pero es un tema de calado nacional. Creo que el ministro no conoce la relevancia del problema, porque si lo hiciera, su cometido como ministro dejaría mucho que desear. Le daremos el beneficio de la duda.

 

¿Cuál es la situación en A Coruña?

Nosotros tenemos trabajo. Hay contactos industriales para que la fábrica de A Coruña pueda tener una ocupación del 100% este año. Hasta enero, la previsión de trabajo en A Coruña era la más alta del grupo. Lo que pasa es que había unos contratos que en enero no se firmaron.

 

¿Cuáles eran hasta ahora las perspectivas de viabilidad?

Hace escasamente dos años, las perspectivas eran de ampliar el empleo. Si ahora somos 72 trabajadores, la idea era aumenta hasta los 250, más el empleo eventual. Porque ese proyecto industrial que, recordemos, hizo la empresa, era un plan entre 2010 y 2012, y en A Coruña se desarrolló al 100%.

 

¿La situación ha cambiado en dos años?

No. Lo cierto es que acaba de terminar el plazo del desarrollo del plan y ahora nos propone el cierre. A Coruña fue la única planta que desarrolló el plan de transformación de instalaciones totalmente. Con esto se consiguió que los procesos productivos fueran mucho más competitivos.

 

Sin embargo, alegan que no es viable.

Es mentira que hubiera pérdidas de 34 millones de euros. En 2012 sí que hubo esa cantidad a nivel mundial, pero hasta 2011 hubo beneficios de 800 millones, sin exagerar. No tienen ni idea si dicen ahora que hay pérdidas de 600 millones. A nivel mundial fueron de 352 millones de dólares el pasado año, pero somos 115.000 trabajadores.

 

Entonces hay pérdidas.

Es que 30 millones de esas pérdidas es de subactividad. Eso significa que no te dan trabajo. Por muy poco que trabajáramos, esos números serían diferentes.

 

¿Ha perdido la empresa grandes oportunidades para mantenerse a flote?

Las últimas, los contratos que no se firmaron en enero, que yo creo que al final los acabarán perdiendo porque lo que quieren es cargarse la empresa. Son de dos grandes proyectos. Uno es el misil Meteoro, un programa que se desarrollaría hasta 2020, en el que participan los países más avanzados tecnológicamente en Europa como Alemania y Francia, y ahí nosotros pasamos el corte. Se iba a firmar el contrato en el mes de enero pero se paralizó el tema.

 

¿Los otros eran también de Defensa?

Uno de ellos era el Spike para las Fuerzas Armadas españolas. Nosotros hacemos la parte metálica, donde también se integra la fábrica de Granada. Luego había dos tipos de proyectiles que también se iban a firmar para A Coruña y que se perdieron. Esos programas traerían para la planta una ocupación del 100%. Aún habiendo perdido todo esto, hay posibilidades. Si metemos los procesos de diversificación, la fábrica de A Coruña tendría, no solo que subsistir, sino que generaría empleo.

 

¿Cómo ha trascurrido la reunión con el alcalde? ¿Se ha hablado del traslado de la planta?

La postura del alcalde es de compromiso total. En la conversación salieron los terrenos de A Grela, de los que ya se había hablado en su día, pero no sé si el uso más adecuado para esos terrenos sería la construir una fábrica, porque hay que ver lo que demanda la sociedad.

 

En una posible negociación con la empresa, ¿qué abanico de despidos para A Coruña estaría dispuesto a aceptar el comité?

Ni el primero. Salvo que alguien se quiera ir. No se va a despedir a ni dios. Si un trabajador, que tiene la libre voluntad de negociar, quiere hacerlo e irse, yo voy a pedir que venga otro para su sitio.

 

La postura es la defensa del 100%, entonces.

Por supuesto, y si hay un proyecto industrial creo que se puede aumentar el empleo, porque hay gente que ha entrado nueva.

 

“No consentiremos ni un despido en la planta coruñesa; es mentira que haya pérdidas”