Bélgica emitió una orden de búsqueda sobre uno de los kamikazes en el mes de diciembre

Belgian soldiers patrol in the Grand Place of Brussels following Tuesday's bombings in Brussels , Belgium, March 24, 2016. REUTERS/Charles Platiau
|

El único detenido por los atentados perpetrados el martes en el metro y el aeropuerto de Bruselas por Estado Islámico fue puesto en libertad ayer. Además, el Gobierno del país detalló que el pasado 11 de diciembre había emitido una orden de arresto internacional y otra europea contra Jalid Bakraoui, uno de los kamikazes, por sus vínculos con los atentados perpetrados el 13 de noviembre en París, que dejaron 130 muertos. 
“En el curso de las investigaciones efectuadas el 22 de marzo en Schaerbeek una persona fue detenida. Ha sido puesta en libertad, después de ser interrogada en profundidad”, anunció ayer el Ministerio Público belga.  Este concretó que los registros efectuados el miércoles en los domicilios de los hermanos Ibrahim y Jalid Bakraoui, los kamikazes del metro y el aeropuerto, “han dado negativo”.
En paralelo trascendió que EL Bakraoui, uno de los suicidas, fue liberado por un tribunal después de que violara las condiciones de la libertad condicional a las que estaba sometido por mantener contactos con antiguos asociados. Jalid, de 26 años y responsable de detonar una bomba en la estación de metro de Maelbeek, fue detenido en mayo de 2015 cuando la Policía descubrió que estaba hablando con un antiguo cómplice criminal.
Esta conversación contravenía una de las condiciones de la libertad condicional bajo la que se encontraba el terrorista y que le fue impuesta en 2013. Sin embargo, un magistrado decidió su liberación porque no había quebrantado el resto de condiciones: estaba a la búsqueda de empleo, se ponía habitualmente en contacto con el supervisor responsable y no mostraba señales de radicalización.
Todo cambió cuando, a partir del mes de octubre, El Bakraoui faltó a cuatro citas con su supervisor y abandonó su domicilio sin informar a las autoridades, por lo que la libertad condicional fue anulada el mes pasado.
De hecho, él y su hermano Jalid figuraban en una lista de los servicios de Inteligencia de Estados Unidos como presuntos terroristas. Sin embargo, las fuentes que informaron de esta circunstancia declinaron precisar en cuál de las múltiples listas de seguridad se encontraban ambos hermanos, que están en el centro de una polémica sobre el supuesto desconocimiento de las autoridades belgas sobre la amenaza que representaban.
Por otra parte, tras las últimas pesquisas, la policía sospecha que hubo un segundo terrorista en el atentado en el metro, por lo que ha activado su búsqueda para determinar si también se suicidó en el ataque o está fugado. Las cámaras de seguridad de la red de metro (STIB) captaron a El Bakraoui en la estación de Maelbeek acompañado por otro sospechoso que cargaba una “bolsa grande”. De confirmarse esta hipótesis, serían al menos cinco los terroristas implicados en el doble atentado. 

alerta y extradición
Pese a estas informaciones, el Ejecutivo belga decidió rebajar el nivel de alerta por amenaza terrorista en un día en el que los ministros de Interior de la Unión Europea se comprometieron a acelerar y mejorar el intercambio de información entre sus servicios de inteligencia. 
Al mismo tiempo que avanzaban las investigaciones, Salah Abdeslam, detenido en Francia por su implicación en la matanza en París, reclamó su extradición a Francia “lo más rápido posible”. Al parecer, el arrestado planeaba realizar en Bélgica una serie de atentados suicidas y con armas ligeras similares a las empleadas en la capital francesa el pasado mes de noviembre.
Según medios belgas, los investigadores creen que Abdeslam y otras dos personas, entre ellas Mohamed Belkaid –detenido el pasado viernes junto a él– pretendían emplear fusiles de asalto, armas antidisturbios y a terroristas suicidas para causar una masacre en Bruselas. 
Sin embargo, el implicado en los trágicos sucesos de París explicó ayer, a través de su abogado, que “no estaba al tanto” de los planes de atentar contra el aeropuerto y el metro de Bruselas.

Bélgica emitió una orden de búsqueda sobre uno de los kamikazes en el mes de diciembre