Los precios caen cinco décimas en febrero en Galicia por la bajada del coste de los carburantes

18 enero 2015 página 55 MADRID, 30/12/2014.- El abaratamiento de los carburantes (principalmente gasolina y gasoil) ha empujado durante la segunda mitad del año la inflación a tasas negativas, hasta cerrar 2014 con un descenso del 1,1
|

Los precios descendieron en febrero en Galicia un 0,5% al terminar el segundo mes del año un 0,7% menos que en el mismo período del año anterior, según se desprende de los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Así, el Índice de Precios de Consumo (IPC) sufrió un retroceso en febrero respecto al mes de enero, que terminó en Galicia con un tasa interanual del 1,2% por el 0,7% con el que se cerró febrero.

Estadística atribuye el descenso de la tasa interanual del IPC de febrero a la caída de los precios de los carburantes, tanto para el transporte como del gasóleo para calefacciones de viviendas.

Seis décimas
La caída del IPC es generalizada en todas las comunidades, siendo más pronunciada en el Principado, la Comunidad Foral de Navarra y el País Vasco, con bajadas de seis décimas en todas ellas.

En la evolución interanual, los precios en Galicia se ven arrastrados por los descensos que se produjeron en la vivienda, que cayó un 3,9%.

También descendieron los precios de las comunicaciones (-0,7%) y el ocio y cultura (-0,5%). Por contra, terminaron el segundo mes del año en balance positivo sectores como los alimentos y bebidas no alcohólicas (1,5%), las bebidas alcohólicas y el tabaco (0,7) y el vestido y calzado (1,1).

Además, menaje (0,8%), medicina (0,9%), transporte (1,7%), enseñanza (1,8%), hoteles, cafés y restaurantes (2,5%) y otros (1,8%) también cerraron febrero con precios más altos en el balance interanual.

Datos estatales 
También a nivel estatal la bajada del precio de los carburantes en febrero contribuyó a moderar el índice de precios de consumo (IPC) de ese mes hasta el 0,7%, cuatro décimas menos que en enero, con lo que se pone fin a tres meses consecutivos de subidas. 

Tras caer al 0,1 % en términos anuales en septiembre y octubre, la inflación había emprendido una tendencia alcista en noviembre (0,4%), diciembre (0,8%) y enero (1,1%), que ahora se ve interrumpida con el dato definitivo del INE, que revisa una décima a la baja el avanzado hace dos semanas. 

El elemento clave que explica este comportamiento es el abaratamiento de los carburantes y lubricantes, que limitaron la subida de precios del grupo de transporte al 1,8 % en febrero, más de dos puntos por debajo del avance de enero. 

Dentro de este grupo, el aumento de precios de la rúbrica de transporte personal pasa del 4,4 % en enero al 1,7 % en febrero. 

Junto a este elemento, también presionó a la baja el abaratamiento de las comunicaciones, del 0,7%, cuando en enero se encarecían por la menor subida de precios de los servicios de telefonía y fax. 

Componente energético
El componente energético también fue clave en la evolución del grupo de vivienda, cuyos precios cayeron un 3,7%, dos décimas más que en enero, ante la bajada del precio del gasóleo de calefacción, que el pasado año subía. 

Las rúbricas con una caída de precios más intensa fueron aceites y grasas (8,7%), calefacción, alumbrado y distribución de agua (8,6 %) y objetos recreativos (3,1%). 
En sentido contrario influyeron los hoteles, cafés y restaurantes, cuya inflación alcanzó el 2,2%, dos décimas más, por el encarecimiento del alojamiento. 

Las rúbricas con mayores subidas de precios fueron la carne de porcino (7,9%), el azúcar (7,8%) y otras carnes (5,2%). 

La inflación subyacente (que no tiene en cuenta alimentos no elaborados ni productos energéticos por ser los más volátiles) se situó en el 1,1%, cuatro décimas por encima de la general tras repuntar una décima con respecto a enero. 

Los sindicatos valoran que la contención de la inflación permitirá a trabajadores y pensionistas ganar poder adquisitivo, aunque reclaman al Gobierno medidas para combatir los efectos del coronavirus. CCOO reclamó medidas a corto plazo y estímulos a la demanda en los futuros presupuestos, mientras que UGT pidió vigilar los precios de los productos básicos para evitar un repunte asociado a la epidemia.

Los precios caen cinco décimas en febrero en Galicia por la bajada del coste de los carburantes