La caída de unos cascotes destroza un coche aparcado en la calle de Pascual

|

Los bomberos municipales acudieron pasadas las siete de la tarde de ayer a la calle de Pascual Veiga donde se había producido una caída de cascotes a la altura de su portal número 60. Al parecer, los pedazos de hormigón se habían desprendido del piso cuarto de ese inmueble y se había precipitado a la calle, donde habían alcanzado  a un turismo allí estacionado.
Los cascotes cayeron sobre el techo, capó y parabrisas del vehículo, rompiendo el cristal, como pudieron constatar los bomberos. Éstos tuvieron que emplear un camión provisto de un brazo mecánico para elevarse por la fachada hasta el cuarto piso y asegurarse de que no quedaba ningún otro fragmento susceptible de caerse a la calle. Mientras los trabajos duraron fue necesario cortar la calle al tráfico, debido al volumen del camión.
Pero los daños no eran graves y poco después de media hora, los trabajos habían concluido y los servicios de emergencia podían retirarse al parque de A Grela. Esta clase de incidentes son bastante habituales en las épocas en las que se dan cambios fuertes de temperaturas: el paso del frío al calor contrae y expande los materiales de las fachadas, sobre todo si el inmueble es viejo o si no recibe el adecuado mantenimiento. n

La caída de unos cascotes destroza un coche aparcado en la calle de Pascual