Una niña hondureña espera en Barajas un día para ver a su madre tras cuatro años

|

La pequeña Alexa, de cinco años, llegó el jueves desde Honduras a Madrid sin saber que aún le quedaban 29 horas, las que fue retenida en la oficina de inadmitidos del aeropuerto de Barajas, para poder reencontrarse con su madre, Wendy, a la que no veía desde que solo tenía unos meses.

La niña aterrizó en España a las 10.50 horas acompañada de su prima Dulce, de 19 años, con el objetivo de pasar una semana de vacaciones.

Los nervios empezaron a aflorar cuando, tras horas esperando la salida de la pequeña, una amiga suya y que acompañaba en el vuelo a las dos niñas les aseguró que “las tenían detenidas”.

A Dulce se le obligó a tomar el vuelo de regreso a Honduras a las 13.30 horas, solo 48 después de su llegada a Madrid, durante las que permaneció en la oficina de inadmitidos con “una cama, una silla y un baño” . Desde que dejaran salir a Alexa la retención fue más dura para ella, “que lo único que quería es que la devolvieran ya” a Honduras.

 

Una niña hondureña espera en Barajas un día para ver a su madre tras cuatro años