La tradición en Betanzos supera a la meteorología

El Ideal Gallego-2015-05-02-020-105e71cc_1
|

Será que la gente ya no teme a los rigores invernales, por cansancio o por convicción, será la gana de confraternizar o será lo que sea, pero ayer en Betanzos la tradición superó por “goleada” a la meteorología.
Centenares de personas llegadas de todos los rincones de las comarcas coruñesa y brigantina se dieron cita en el entorno de la plaza de los hermanos García Naveira para visitar la feria del primero de mayo. Un mercado que compite, si el tiempo lo permite, con la de Todos los Santos, el 1 de noviembre. También se podría hacer referencia a la de Año Nuevo pero en ese caso el enfrentamiento no tiene color. En lo de hacer “goles” (perdónese, por segunda vez, la comparación) esta los metería hasta de espaldas.

largas colas
Que el lleno en la feria era total, no hacía falta comprobarlo en la propia plaza, que honra a dos del los principales benefactores de los betanceiros, las largas colas de vehículos que se veían en las tres principales arterias de acceso a la ciudad indicaban que no sería tarea fácil encontrar un espacio donde aparcar. Eso a primeras horas de la mañana.
Después transitar por entre las decenas de puestos tampoco era como pasear por un parque a las tantas de la madrugada.
Y como no, todo un ejercicio para habilidosos era hacer un sitio en los establecimientos hosteleros de As Calexas y del resto de calles de vinos y tapeo de la villa de los Caballeros.
Sin embargo, en el ambiente no se respiraba incomodidad. Los visitantes, aunque asombrados por la cantidad de personas presentes, porque eran conscientes de lo a que se enfrentaban si se acercaban a la feria y, por supuesto, los propietarios de los locales y puestos ambulantes por lo evidente. Ahora tan solo queda esperar a un próximo llenazo en el mes de Difuntos.

La tradición en Betanzos supera a la meteorología