El gobierno local expedientó en 2012 a casi 30 propietarios de inmuebles en mal estado

una de las numerosas viviendas valladas, en la calle de lanzã³s quintana
|

Con la vista puesta en cualquier edificio del casco histórico, los vecinos insisten en que algunos propietarios “se despreocupan” de su situación y que nadie, desde ninguna administración pública, toma medidas para evitar frenar el deterioro de la zona monumental de Betanzos. Desde el gobierno local, con los números sobre la mesa, señala las 26 órdenes de ejecución resueltas en 2012. “Solo dos se refieren a viviendas localizadas fuera del Conjunto Histórico Artístico de 1970”, apuntan fuentes de la Concejalía de Urbanismo.

El delegado municipal de este departamento, Antonio Vázquez Lorenzo, aseguró que la intención del equipo dirigente en relación con los expedientes abiertos es que los propietarios adopten las medidas correctoras que se les reclamen desde la administración local, independientemente de su ubicación, en el centro de la ciudad o en núcleos rurales como el de Piadela

En todos los casos, las resoluciones afectan a inmuebles en estado de abandono, con elementos en riesgo de desprendimientos a la vía pública, y el objetivo es que sus propietarios “adopten todas aquellas medidas de seguridad necesarias”, manifestó Antonio Vázquez Lorenzo.

 

Acciones

La situación de determinados edificios de la zona vieja preocupa al vecindario y llama la atención de los visitantes, a los que sorprende la falta de respeto y consideración de los residentes hacia el principal reclamo turístico de la comarca de As Mariñas. La pasividad de los particulares y la especulación urbanística son constantes en las explicaciones de los vecinos de Betanzos.

El planteamiento del gobierno municipal pasa por dar continuidad a las acciones iniciadas sobre inmuebles del casco histórico que se encuentran en situación de abandono desde hace años y cuyos propietarios no hicieron caso a los requerimientos del consistorio, para cuyos representantes “no existe otra fórmula que revertir la situación”, precisaron desde el departamento que dirige Antonio Vázquez Lorenzo.

Según el último informe técnico presentado por el gobierno municipal, de las 1.800 viviendas del casco antiguo, más de un centenar precisan de reformas urgentes para evitar su total deterioro y pérdida irreparable. En otros, el estado de la vivienda no requiere una intervención inmediata, pero sí a corto plazo.

 

El gobierno local expedientó en 2012 a casi 30 propietarios de inmuebles en mal estado