Un nuevo acceso a Pocomaco reducirá la siniestralidad en Alfonso Molina

El Ideal Gallego-2015-10-15-003-67bce6a7
|

La deliberaciones entre el Ayuntamiento y Fomento sobre cuál será la forma definitiva de Alfonso Molina continúan. El Gobierno de Xulio Ferreiro defiende su visión “humanizada” de la avenida, mientras que desde la oposición, el PP insiste en que es necesaria la ampliación de un carril. Pero hay algo en lo que las dos partes coinciden: en que debe desaparecer el peligroso cruce de vehículos que se da actualmente en dirección entrada nada más pasar el acceso de la autopista, y para ello es necesario construir un nuevo acceso a Pocomaco.
Según fuentes policiales, esta clase de movimiento, llamado “trenzado”, se da cuando dos flujos de vehículos constantes se cruzan en una vía de varios carriles, como es el caso de Alfonso Molina: los coches procedentes de la N-550 y del puente de A Pasaxe que diariamente acceden a la carretera de Pocomaco, se encuentran con los coches provenientes de la autopista. Algunos de estos también se dirigen al polígono comercial o sus alrededores, pero la mayoría quiere dirigirse a la ciudad, y allí se encuentran los dos flujos.
La gran densidad de coches en ese punto no solo produce congestiones en la circulación, sino también numerosos alcances. De hecho, durante el período del PP al frente del Ayuntamiento se habilitó un dispositivo permanente de vigilancia con Policía Local y grúa para despejar inmediatamente la calzada en caso de colisión, porque en ese puntos se pueden formar graves embotellamientos inmediatamente. Pero también se buscaba una solución más permanente, de ahí que con la ampliación de Alfonso Molina se proyectaran unos carriles separados que impidieran que se produjera el fenómeno del “trenzado”.  

línea continua
La idea que se baraja es que solo los conductores que salen de la autopista podrán tomar el actual desvío a Pocomaco en dirección entrada, mientras que las líneas continuas evitarán que los conductores que viajan por los otros carriles puedan hacer lo mismo. Aunque muchos detalles no han trascendido, no se prevé instalar defensas de cemento u otros obstáculos. 
No es la primera vez que se toma una medida así. Hace unos años, ante el aumento del tráfico en dirección salida de al ciudad que tenía como destino Alvedro a través de la carretera de Vilaboa, se pintaron lías continuas para obligar a los conductores a incorporarse al carril de salida antes de Palavea. La medida funcionó, eliminando los embotellamientos producidos por los vehículos que reducían la velocidad para incorporarse a otro carril. 
Pero el proyecto de Alfonso Molina incorpora una novedad en cuanto a la circulación proveniente de la N-550 o de A Pasaxe. Estos conductores tendrán que tomar una nueva incorporación a la carretera de Pocomaco, cuyo acceso se encontrará a la altura de Palavea.
Por el momento, el tramo que discurre entre la avenida de San Cristóbal y el edificio de Sindicatos supone una distancia insalvable entre el Ayuntamiento y el grupo municipal del PP, que insiste en que el plan de Xulio Ferreiro supone una reducción de la capacidad de Alfonso Molina, que aún es la principal vía de entrada y salida de la ciudad.

Un nuevo acceso a Pocomaco reducirá la siniestralidad en Alfonso Molina