La crítica de un grupo minoritario de placeros aumenta el malestar del sector con la nueva ordenanza

|

La división reina en los mercados municipales ante el pleno municipal que hoy intentará sacar adelante una nueva ordenanza que la gran mayoría del sector no respalda. Las acusaciones de un pequeño grupo de concesionarios hacia el grueso del colectivo sobre supuestos intereses partidistas ha acabado por generar una amplia fractura entre dos bandos. Para defender sus aportaciones a la norma, las asociaciones integradas en la Federación Galega de Prazas de Abastos (Fepragal) emitieron ayer un comunicado que harán llegar al Ayuntamiento. De igual modo, acelerarán la creación de una federación coruñesa –que permanecía aparcada– para defender a la mayoría de los comerciantes.
Hace unos días un grupo de placeros, varios de ellos externos a las asociaciones de los mercados, aseguraron estar de acuerdo con la ordenanza aprobada en Junta de Gobierno por los ediles del equipo de Xulio Ferreiro. Estos refrendaron prácticamente todas las palabras emitidas desde el Ayuntamiento acerca de una inclusión del 90% de las peticiones del sector. Sin embargo, el colectivo mayoritario no ha tardado en responder a unas acusaciones de partidismo que les han parecido provocaciones en toda regla. 
“No estamos dispuestos a que nos digan que somos armas políticas por ser defensores de nuestros compañeros y buscar soluciones que otros no buscan”, aseguró ayer la portavoz provincial de Fepragal, Ángela Barrán.
“Decir que nos mueven intereses políticos es motivo cuando menos de plantearnos emitir queja formal contra esas asociaciones (si es que lo son)”, destacaron en un comunicado común. 
Muy molestos por las críticas, los presidentes de las asociaciones de vendedores de San Agustín, plaza de Lugo, Monte Alto, As Conchiñas y En defensa do mercado de Elviña –todas se sumaron hace unas semanas a la organización autonómica– emitieron el manifiesto defendiéndose de toda crítica y recalcando que solo los representantes de esos grupos han trabajado en favor del bien común de todos los placeros. “La federación de mercados coruñeses estaba un poco en el aire y mientras nos sumamos a Fepragal, pero necesitamos una propia para todas las peticiones que no sean a nivel gallego”, comentó Barrán.

defensa de mucho trabajo
Si el proceso estaba parado, la polémica generada por un escaso número de concesionarios y empleados “ha hecho que se agilice el proceso hacia finales de este mes, cuando se espera poder presentar toda la documentación por registro”. 
Al respecto del texto que regulará los mercados en el futuro, todas las asociaciones subrayaron: “Decir que se han incluido las propuestas a un 90% es una falacia de quien desconoce el trabajo que hemos aportado, a ellos sí les incluyeron el 100% porque no aportaron nada”. 
Los representantes se dicen “perplejos al leer cierta comunicación de quien no habiendo hecho nada, ni aportado nada, apoyaba la nueva ordenanza de mercados”. En su opinión, como mucho se habrá incluido “un 50%”. 
En su escrito hacen un repaso por todo el proceso de negociación en donde, entienden, se acordaron unas cosas de palabra que no se plasmaron en la norma que hoy irá a pleno. Así lamentan la desprotección hacia los comerciantes que apoyan algunos.

La crítica de un grupo minoritario de placeros aumenta el malestar del sector con la nueva ordenanza