“Ojalá podamos hacer aquí un proyecto de mucho tiempo”

GRA030 A CORUÑA (Gaalicia) 16/08/2015.- A Coruña, 16-08-15. El entrenador del Deportivo de La Coruña, Víctor Sánchez del Amo, durante la entrevista concedida a Efe, donde ha analizado la actualidad del equipo una semana
|

La temporada pasada Víctor Sánchez del Amo, como si de un surfista se tratara, sólo podía coger una ola y, a pesar de que era mala, logró llegar con el Deportivo a la orilla a salvo. Ahora parece navegar en condiciones favorables pero advierte que nadie va a remar por el equipo, que jugadores y afición son los que deben fabricar esa “ola” que les lleve a puerto.
En una entrevista con EFE el preparador del Deportivo explica que el único camino hacia el éxito es el trabajo, se congratula de que el club al que defendió como futbolista siete años, y al que desde abril dirige desde el banquillo, vuelva a tener brotes verdes, y expresa un deseo, el de vivir otro ciclo largo en el equipo, esta vez como entrenador.
“La temporada pasada nos dimos cuenta que estando todos unidos, el equipo es más competitivo y somos capaces de hacer cosas dificilísimas, como sacar adelante el objetivo de la permanencia a pesar del calendario tan complicado que teníamos. Lo logramos gracias a la unión de todos los factores, jugadores y afición principalmente”, señala.
Eso es lo que quiere aprovechar ahora. “No podemos esperar a que nadie nos dé nada, a que venga una ola de fuera a empujarnos; la ola debemos ser nosotros, el equipo y la afición. Tenemos que trabajar para que sea lo más poderosa posible y nos permita ser muy competitivos”.
Cuando se hizo cargo del equipo para afrontar su primera experiencia como técnico principal se encontró con una crisis de resultados, falta de identidad en el campo, jugadores desmotivados y una afición dividida.
Por eso, lo primero que intentó fue “crear un clima adecuado”, porque “si la cabeza no está donde tiene que estar es muy difícil desarrollar ningún tipo de trabajo”. Con él, el Deportivo mejoró en el campo, más sólido, y contagió a la grada, que empujó hasta un final no apto para cardíacos en el que logró la permanencia con un empate en la última jornada ante el campeón, el Barcelona, en el Camp Nou.
La lección está aprendida: “La Liga es la competición de la regularidad, 38 jornadas muy intensas y hay que trabajar desde el principio para tratar de evitar esprines finales con los que recuperar la distancia perdida. Vamos a tratar de avanzar metros con regularidad desde ya”.
Víctor está “contento” con la plantilla que tiene, por ahora con una docena de incorporaciones, lo que ha supuesto un “trabajo muy difícil” por las limitaciones económicas del club, que a diferencia del año pasado ha firmado a casi todos los jugadores en propiedad y con contratos a medio plazo.
“Eso es muy importante porque tenemos el ejemplo de este año y lo difícil que es moverte en el mercado cuando tienes que cerrar diez o doce fichajes. Esa es una situación de riesgo. Lo ideal es tener un bloque sobre el que trabajar año tras año para perfeccionar, no para iniciar”, apunta. El técnico habla con vistas al futuro: “Ojalá podamos hacer un proyecto aquí de mucho tiempo porque estoy encantado de estar en A Coruña y en el Deportivo, un club en el que me siento totalmente identificado”.
Víctor atisba brotes verdes “después de haber estado en una situación (económica) de tanto riesgo que gracias a la directiva actual se frenó”.
“Ahora, el club está en un momento muy bonito, de crecimiento”, añade el entrenador, que mantiene “los pies en el suelo” y no eleva “de ninguna manera las expectativas” deportivas porque en la Liga “se compite contra los mejores”, con equipos con mayor presupuesto.
“Esa diferencia la queremos contrarrestar con trabajo, con ser más eficaces que los rivales y con la fuerza del grupo”, sostiene el preparador blanquiazul.
Él no parece dispuesto a permitir en el vestuario ninguna conducta individual que perturbe los intereses del colectivo y en el último entrenamiento de la semana dejó al margen del equipo al portugués Luisinho tras un encontronazo con Alejandro Arribas.

“Ojalá podamos hacer aquí un proyecto de mucho tiempo”