Revolución necesaria

16 agosto 2019 Entrenamiento del Deportivo en Abegondo

Luis César pegará un lavado de cara a su Deportivo con la intención de sumar, a la tercera oportunidad, su primer triunfo como entrenador blanquiazul, tras las derrotas en sus dos primeros partidos al frente de la ‘nave’ herculina.

La escuadra coruñesa, que cierra la clasificación de Segunda División, visita El Sardinero, donde se enfrenta al penúltimo de la competición, el Racing de Santander, que suma dos puntos más que los herculinos y cuyo técnico se juega la cabeza, después de haber logrado una sola victoria en las doce primeras jornadas del curso liguero.

Precisamente, Iván Ania, entrenador del conjunto cántabro, se juega el puesto ante el que fue su técnico cuando militó en el Nàstic de Tarragona.

Si las cosas no marchan para el estratega racinguista, tampoco le han ido demasiado bien al preparador blanquiazul desde que asumió el reto de coger las riendas del Depor, tras la destitución de Juan Antonio Anquela.

Dos derrotas, frente a la UD Las Palmas (3-0) y el Málaga (0-2), además, ofreciendo unas sensaciones preocupantes, ya que el equipo no mostró ninguna capacidad de reacción y fue muy inferior a sus dos rivales.

Un coladero en defensa
El principal talón de Aquiles de los herculinos esta temporada es su fragilidad defensiva. Un mal que Luis César no ha conseguido solucionar de momento. Si en los diez encuentros de la breve ‘era Anquela’, los deportivistas recibieron diecisiete goles, con el nuevo entrenador ya han ‘chupado’ cinco en dos partidos. De ahí, que el estratega arousano haya ensayado durante la semana la posibilidad de reforzar el centro del campo para tratar de cortar la sangría.

Peru Nolaskoain, que hasta el momento ha actuado como defensa central, adelantaría su posición para formar en el doble pivote junto a Álex Bergantiños. El japonés Gaku Shibasaki, por su parte, también variaría su rol y en lugar de desempeñar la labor de mediocentro, actuaría de enganche entre la medular y el delantero marfileño Mamadou Koné, que regresaría al equipo titular.

El africano dejó buenas sensaciones en los veinte minutos que disputó la pasada jornada, contra el Málaga, y, ante el bajo rendimiento de Longo y Christian Santos, podría ser la referencia ofensiva blanquiazul en El Sardinero.

En defensa, el hueco dejado por el cambio de posición de Peru lo cubriría Lampropoulos, quien volvería a defender la camiseta blanquiazul, tras haberse perdido los tres últimos encuentros.

Otro de los cambios podría producirse en el extremo derecho, donde Luis César no ha probado a Mollejo en ninguno de los ensayos que ha llevado a cabo durante la semana, y se abren las puertas para Jovanovic, con el que trabajó el miércoles, e incluso Aketxe, a quien alineó ayer en dicha demarcación.

De no estar en el once, sería la primera vez que el vasco se caería del equipo, después de sus doce titularidades.

Después de su meteórico arranque de temporada, con cuatro goles y una asistencia en los seis primeros partidos, el jugador formado en Lezama se ha diluído. Hasta el momento, ha exhibido una pegada terrorífica con la pierna izquierda, sin embargo, a un jugador de sus características hay que exigirle que también aporte en el juego del equipo.

El peor visitante
Además de ser el equipo más goleado de la categoría, el Depor cuenta con el dudoso honor de haber conseguido tan solo dos puntos cuando jugado lejos de Riazor, números que le convierten en el peor visitante de Segunda. Dos empates y cuatro derrotas lucen los blanquiazules a domicilio, un registro al que hoy tratarán de incluir su primer triunfo.

Revolución necesaria

Te puede interesar