La Cocina Económica incrementa en más de 400 raciones su reparto diario

00000000000000000000000000f
|

Con “apreturas”. De esta forma trabajan los responsables de preparar la comida en la Cocina Económica. El proyecto para distribuir los alimentos en tres puntos distintos de la ciudad –además de en la sede central de la calle de Juan Canalejo– ha tenido tanto éxito que la lista de usuarios ha aumentado en unas cuatrocientas personas desde que comenzó el año. Los responsables de la distribución se ocupan ahora de entregar 1.400 raciones de comida a las familias más necesitadas de A Coruña.
Meses después de que se pusieran en marcha las subsedes de  la Cocina Económica en O Castrillón, O Birloque y la Sagrada Familia, la teoría del tesorero de la institución y responsable del servicio, Emilio Suárez, se ha cumplido. Cuando trabajaba en el proyecto, vaticinó que probablemente la descentralización de la entrega de raciones y, por tanto la menor exposición de la gente a la vista de todo el mundo, provocaría un incremento de los solicitantes de ayuda.
Las estadísticas le dan la razón a Suárez. La iniciativa que se inició el año pasado con la distribución de unos mil menús al día –contando los que se sirven en el comedor ubicado en la zona del Orzán– ya va por los 1.400 usuarios habituales. En su opinión “ha sido un éxito dignificar el servicio”.
“Del día 10 al 15 puede reducirse un poco porque la gente cobra el paro pero en general preparamos 1.400 raciones diarias”, concreta Suárez. En febrero ya habían tenido que reestructurar el reparto en los tres barrios de A Coruña porque había unos 1.100 beneficiarios. Pero en el seno del colectivo no se esperaba que su “techo máximo” de distribución ocasional, que llegó en el pasado mes de diciembre con 1.300, se viese superado tan pronto.
Suárez afirma que en la organización social no se nota la mejoría que arrojan los datos macroeconómicos, tan socorrida en las esferas políticas. “Cada vez hay una mayor afluencia de gente con problemas para pagar las cosas de casa”, explica.
Pone como ejemplo de ello una triste anécdota que se encontraron cuando quisieron preparar arroz caldoso y se plantearon entregar los ingredientes en crudo para que no llegase a los hogares de sus habituales estropeado. “Queríamos que se lo preparasen en sus casas pero no se pudo porque muchos no tienen ni dónde calentarlo”, lamenta el representante de la Cocina Económica.

"ir por delante"
Desde que se estrenó el servicio en O Castrillón se pasó “de los 100 a los 190 beneficiarios”, mientras que en la Sagrada Familia y O Birloque recogen los productos 380 y 350 personas, cuando antes eran 180 y 190, respectivamente. En la central, atienden a 290 coruñeses que se llevan los alimentos a casa. “La afluencia al comedor fluctúa pero solemos llenar dos comedores y medio, lo que representa 220 platos”, subraya.
“La situación es alarmante y en nuestro caso podemos hacer frente a todo porque intentamos crecer por delante de la demanda”, zanja el responsable de la distribución. n

La Cocina Económica incrementa en más de 400 raciones su reparto diario