Un clásico con la tercera plaza final como premio

Toni Pérez, en la imagen durante el clásico en Riazor de la temporada pasada (4-4), vestirá esta tarde la camiseta verde por última vez | patricia g. fraga
|

El Liceo despide la temporada esta tarde en Riazor ante el Barcelona, un clásico nacional que esta vez solo tiene como premio una pedrea: la tercera plaza, objetivo para el cual los de Carlos Gil necesitan ganar y que no lo haga el CP Vic en la pista del sexto clasificado, el Vendrell.


El equipo azulgrana, que celebró el título la pasada jornada, llega a Riazor ya casi de vacaciones y con la baja del exliceísta Pau Bargalló, aunque ello no merma ni un ápice su potencial ni, se supone, las ganas de sumar tres puntos más, toda vez que estos duelos de la máxima rivalidad lo sigen siendo aun sin poner nada importante en juego.


La historia reciente también juega en contra del equipo verdiblanco: solo 3 triunfos en los 15 choques de Liga regular ante el Barça en Riazor, el último, por 5-4, en el curso 2013/2014. Un éxito que rompe la tendencia del empate de la 12/13 (2-2), 14/15 (3-3) y 15/16 (4-4). El balance de esta década y media pocas alegrías se completa con 35 goles a favor y 54 en contra.


Sin embargo, los de Carlos Gil llegan con la moral alta tras vencer y convencer (3-6) precisamente ante el equipo que le precede en la tabla, una victoria sin la cual se habría escapado casi definitivamente la opción de poder terminar en el podio. Una reacción de garra después de la derrota en casa ante el Reus Deportivo.


En la primera vuelta, el Liceo, que esta tarde contará por última vez con Toni Pérez, vendió muy cara su derrota en el Palau (2-1). Empezó ganando gracias a Carlo di Benedetto, pero dos exliceístas, Lucas Ordóñez y Pablo Álvarez, dejaron los tres puntos en casa. Este último se juega el ‘pichichi’ con Raúl Marín (Reus), quien le aventaja en un tanto.

Un clásico con la tercera plaza final como premio