El pescado se encarece más que el marisco con vistas a Nochevieja

Algunos coruñeses adelantaron a ayer sus compras para las cenas de Fin de Año | patricia g. fraga
|

Hoy entrarán en ebullición con la afluencia masiva de coruñeses, pero las plazas de abastos ya se preparaban ayer atendiendo a más clientes de los normales cualquier viernes del año. Las pescaderas confían en poder vender bien porque, si bien es cierto que los precios se han disparado por el temporal en el mar de esta semana, los costes están por debajo de los de Nochebuena.
El responsable de departamento de cancha de la Lonja, Ignacio Iglesias, explicaba ayer que los valores estaban altos para despedir el año debido a que pocos barcos estaban saliendo a faenar. “El mal tiempo ha hecho que se resientan las capturas y los precios”, reconocía tras contabilizar dos embarcaciones de la “baka del día” cuando normalmente en A Coruña descargan una docena.
El marisco que menos escaseó fue la centolla, que llegó a los mercados con un precio de 25 a 35 euros el kilo, mientras que el pescado fue mucho más caro. Incluso las meigas que no son protagonistas en muchos menús festivos pasaron en la subasta a 20 euros el kilo. En Elviña añadían también la subida del precio de la merluza, dado que las piezas grandes estuvieron rozando los 16 euros. El rape se podía encontrar ayer a 18 euros y la centolla a 35.
En la plaza de Lugo, en donde confiaban que hoy hubiese más ambiente de compras –aunque el aparcamiento ayer estaba a rebosar e, incluso, tuvo que entrar la Policía Local a ordenar el tráfico–, la cigala rondaba los 75 euros, el bogavante los 57 y el camarón los 120. La lubina y el mero iban algo más caros de lo habitual.
Los mariscadores de O Burgo se mostraron contentos por los precios que alcanzaron las almejas pero lamentaron que haya poca producción en la ría. Es probable que los precios en general no varíen hoy mucho porque ayer el tiempo se estabilizó y se espera que saliesen a faenar más embarcaciones. Si se cumplen las expectativas incluso podrían bajar.
En cuanto a las uvas, otro de los principales reclamos para despedir el año con buen pie, las españolas de Aledo despuntan como las favoritas de los coruñeses. En Dori, de la plaza de Elviña, se venden por 3,75 euros el kilo. Además, está la que no tiene pepita, algo más cara, para los que no quieren perder el compás que marcan las campanadas.
En este sentido, Rafa, de As Conchiñas, cuenta que estas últimas vienen de Sudáfrica y Chile dispuestas a darle suerte a todos los comensales.

El pescado se encarece más que el marisco con vistas a Nochevieja