La Xunta insta a la Marea a dar licencias para no perder las ayudas de rehabilitación

El Ideal Gallego-2018-11-22-003-3768cf3b
|

El Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS), un organismo dependiente de la Xunta, demandó ayer al Gobierno local de la Marea que agilice los plazos para la concesión de licencias de obra en viviendas, sobre todo de rehabilitación para que se puedan aprovechar los fondos que el Ejecutivo gallego destina a estas actuaciones. Antes de un encuentro con los promotores coruñeses, el director general del organismo, Heriberto García, quiso dejar claro que las subvenciones tienen unos plazos que hay que cumplir y si no está dentro de ellos es imposible afrontar la regeneración urbana que pretenden.

El Club Financiero Atlántico acogió ayer la jornada “Ayudas al alquiler y a la rehabilitación. Plan de Vivienda 2018-2021”, organizada por la Asociación de Promotores Inmobiliarios de A Coruña (Aproinco) en la que numerosos actores del sector conocieron las líneas de ayuda que ponen a su disposición las administraciones. El director general del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS), Heriberto García, fue uno de los ponentes que acudió a este foro para explicar las aportaciones del plan estatal pero también las que ofrece la Xunta con fondos autonómicos que deben repartir los ayuntamientos. 

Dado que las iniciativas destinadas a la rehabilitación por parte del Gobierno gallego no son nuevas, preguntado por si en A Coruña el Consistorio dirigido por la Marea ha ayudado a distribuir la inversión entre particulares y promotores inmobiliarios García reconoció que “una de las problemáticas más serias que hay es la agilidad y flexibilidad en las tramitaciones de las licencias”. 

“Todos estos fondos tienen unos períodos de ejecución que hay que cumplir y, por ello, tienen que ir coordinados con la debida diligencia municipal para que se puedan otorgar las licencias a los particulares o promotores en unos plazos que permita atender esas actuaciones”, incidió el representante de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda. Con esta premisa, y acreditando que “efectivamente en el caso de A Coruña existen retrasos muy considerables” –porque el propio IGVS dice “sufrirlos”–, instó al Ayuntamiento “a que se agilicen esos plazos” que permitan sacar partido a los presupuestos. 

Recuperar el patrimonio
Para García es fundamental “fomentar la recuperación de todo el patrimonio construido”, algo en lo que volvió a insistir también el secretario general de Aproinco, Juan José Yáñez, que ya había comentado con anterioridad que los promotores están interesados en hacer obras de “regeneración urbana”. Es decir, de aprovechamiento de los solares que ocupan inmuebles ruinosos en puntos como el Orzán para crear nuevos pisos, más allá de recurrir a las superficies a urbanizar en la periferia de la ciudad. 

Sin embargo, hasta el momento las empresas asociadas se han encontrado con problemas burocráticos –en algunos casos también en el proceso de venta porque los edificios pertenecen a varios herederos– para que el Ayuntamiento les diese los permisos necesarios para afrontar una construcción, algo que es extensible a todos los barrios.

En todo caso, la jornada de ayer se centraba fundamentalmente en la idea de la recuperación y rehabilitación para lo que la Xunta incrementó “un 10%” las partidas en relación a las del año pasado. Al hilo de esta cuestión, García comentó que, aunque puede que el dinero no haya llegado a manos de los beneficiarios finales en los que se pensó, de los 18 millones de euros repartidos entre los municipios para la recuperación de viviendas, “a A Coruña se le asignó por lo menos un millón y medio de euros”.

Más áreas declaradas 
Este importante porcentaje del total se destinó a la localidad porque es “la ciudad que tiene más áreas de rehabilitación declaradas por la comunidad autónoma”. Serían siete y no solo la Ciudad Vieja y Pescadería, incluidas en el ámbito del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri), como se podría pensar. 

Otros puntos que son de especial interés para el departamento encargado y para los empresarios son Elviña, Os Mariñeiros, las viviendas del Carmen o las conocidas como de Franco, por ejemplo, en este caso pensando en labores de adaptación a las comodidades actuales con las que cuentan los pisos como pueden ser la instalación de calefacciones, el cambio de ventanas, la eliminación de humedades o asegurar la adecuada accesibilidad a las comunidades de vecinos.

La Xunta insta a la Marea a dar licencias para no perder las ayudas de rehabilitación