Sánchez asegura que antes de que termine el año presentará los presupuestos en el Congreso

|

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró ayer que “antes de final de año” el Ejecutivo “cumplirá” y “trabajará en plazo” para presentar a la Cámara los presupuestos generales del Estado para 2019, las cuentas que –dijo– “necesita el país”.
En la sesión de control del Congreso, Sánchez ofreció al líder del PP, Pablo Casado, que negocie  para “mejorar” los presupuestos si está dispuesto a hacerlo “desde la moderación y el diálogo”, pero también le advirtió de que si sigue haciendo una oposición de gesticulación, y no una oposición útil con sentido de Estado, “lo pagará en las urnas”.

Cambios de opinión
Casado, por su parte, ironizó sobre los cambios de opinión del jefe del Ejecutivo al pedirle que “haga caso al otro señor Sánchez, se ponga de acuerdo con él” y convoque elecciones. “Y, presente a quien presente de los dos, ganaremos los españoles echándole del Gobierno”, añadió.
El líder del PP basó su pregunta de ayer en la “disociación de personalidad” de Sánchez que admitió la vicepresidenta, Carmen Calvo, cuando dijo que la opinión del presidente sobre el delito de rebelión para los responsables del procés no era la misma antes de llegar a la Moncloa.
Por eso instó a Sánchez a explicar qué va a hacer con los presupuestos teniendo cuenta que “ha intentado engañar a Bruselas” con su borrador de las cuentas y que cuando vio que “no colaba” sugiere ahora que puede prorrogar los presupuestos del Gobierno de Mariano Rajoy a pesar de calificarlos de “antisociales”.

Tres acuerdos
Casado le recordó al presidente que cuando se reunieron en agosto le propuso tres acuerdos, entre ellos el de unos presupuestos basados en una política económica “responsable”, pero Sánchez optó por negociarlos con Podemos subiendo los impuestos y el déficit y “arriesgando” el empleo.
También le dijo que propuso aplicar de nuevo el artículo 155 de la Constitución en Cataluña pero Sánchez optó por echar “más madera, poner 1.600 millones de euros más para Torra”, que sigue creando estructuras de Estado paralelas.
Y lo tercero que propuso, dijo, fue un pacto educativo, pero ahora Sánchez anuncia que quiere “cargarse” la concertada, la libertad de elección o la evaluación pública de conocimientos y “poner en manos de las autonomías desleales la política lingüística”.

En su respuesta, y tras escuchar a Casado pedirle de nuevo elecciones, Sánchez preguntó al líder del PP “qué prisa tiene” en “perder los comicios”. 
Sánchez señaló que en política “no se puede sorber y soplar al mismo tiempo” y no se puede acusar al Gobierno de ser cómplice de los independentistas, cuando estos también le acusan de “ser cómplice con los que reprimen al supuesto pueblo catalán”.
Para el presidente del Gobierno, son precisamente los populares y los independentistas los que son “cómplices” de la “confrontación política y del agravio territorial”. “Ésta es la gran verdad de todo el debate que están manteniendo”, añadió.
“Yo creo que desde la moderación, desde el sentido común, el diálogo y el respeto se puede construir un proyecto político y usted no lo está haciendo”, le dijo el presidente a Casado.
Añadió que los presupuestos que propone el Gobierno son, “antes de ideológicos, de puro sentido común” porque “son buenos para este país”.

Sánchez asegura que antes de que termine el año presentará los presupuestos en el Congreso