Rescatan a dos perceberos que se habían precipitado al mar desde las rocas del Aquarium

El helicóptero aterrizó en la rosa de los vientos quintana
|

Los servicios de emergencia rescataron ayer a dos perceberos, un hombre y una mujer, ambos de unos cuarenta años de edad, que se encontraban recogiendo percebes en las rocas próximas al Aquarium Finisterrae y cayeron al mar, de donde fueron recogidos con algunas contusiones leves y síntomas de hipotermia. El incidente tuvo lugar cuando faltaban pocos minutos para las dos de la tarde y en el rescate participaron efectivos de Salvamento Marítimo, Bomberos, Policía Local y Socorristas.
Sin embargo, fueron estos últimos los que llevaron a cabo el rescate, por encontrarse más cerca del lugar de los hechos: los socorristas de la empresa Move emplearon su moto acuática para acudir a las rocas, saltando por encima de las olas, hasta situarse delante de la Casa de los Peces. Había sido allí donde la mujer había perdido pie y había caído al agua y su pareja se había lanzado a rescatarla, con el peligro de que el mar los aplastara contra las rocas.

Tenían los permisos en regla
Pero no fue así: los servicios de emergencia reconocen que, aunque el Atlántico no se encontraba ayer tan tranquilo como en día pasados, las olas eran pequeñas y no entorpecieron las labores de rescate. Si la mar hubiera presentado dificultades, lo normal hubiera sido que trasladaran a las víctimas a la playa de Matadero, pero en este caso los socorristas se limitaron a subir de nuevo a las rocas al pie de la Casa de los Peces.
Allí ya les estaban esperando los bomberos del Grupo de Rescate Acuático (GRA), así como la ambulancia medicalizada que forma parte del dispositivo de vigilancia del Orzán. La facultativa los examinó y comprobó que presentaban signos de hipotermia, sobre todo la mujer, así como contusiones en las costillas y otras partes del cuerpo, y dictaminó que lo más adecuado era que la evacuación la realizara el Helimer, y no el GRA.
Dado que Salvamento Marítimo ya había enviado al helicóptero al punto en cuestión, fue cosa de unos minutos atar a ambos mariscadores con el arnés e izarlos hasta el aparato, que se dirigió inmediatamente hasta las inmediaciones de la Torre de Hércules, donde aterrizó en la rosa de los vientos, en una maniobra que tienen bien ensayada, puesto que forma parte del protocolo de emergencias. Allí les esperaba una ambulancia, que se hizo cargo de los heridos y los trasladó al complejo Hospitalario Universitario.
Aunque las primeras informaciones apuntaron a que no tenían permiso para faenar en ese punto, fuentes de la Cofradía de Pescadores aseguraron que sí contaban con estos y que son dos personas que pertenecen a la entidad que estaban faenando de forma totalmente legal. Por otro lado, se trata del segundo rescate importante que tiene lugar en lo que va de temporada de baño (desde mediados de junio) después de que el viernes pasado, se rescatara a dos jóvenes ebrios que trataron de cruzar la ría a nado desde la playa de Oza hasta la de Santa Cruz.

Rescatan a dos perceberos que se habían precipitado al mar desde las rocas del Aquarium