“La afición no quiere escucharme decir nada, quiere que ganemos”

aranzubia posa en una meta de abegondo para este diario ac
|

Esta es una semana complicada en el entorno deportivista. La prueba evidente es que desde la jefatura de prensa se cuidan con mimo las comparecencias de los jugadores y están saliendo a la palestra los capitanes o los hombres con más arraigo en el club como Álex Bergantiños.

Ayer le tocó a Dani Aranzubia, quien analizó la situación del equipo con sus seguidores. Las últimas manifestaciones, esporádicas, de algunos aficionados y el comunicado de la Federación de Peñas dejan claro el disgusto, pero la única manera de salir del pozo es, precisamente, todos juntos.

“Espero que tengan un poco de comprensión, pero es algo normal, porque estamos últimos y la marcha del equipo no es buena, así que entendemos perfectamente que la afición esté disgustada y que no quiera escucharme decir nada, ni leer los periódicos ‘Aranzubia dice qué...’, ya que lo que quiere es que llegue el sábado y que ganemos. Es una semana complicada, es duro para la afición pero hay que tener un poco de comprensión”, comentó el arquero.

“La gente está en su perfecto derecho de expresar sus sensaciones y sentimientos, siempre que sea con respeto, y nosotros sólo podemos agachar la cabeza e intentar dar la vuelta a la situación”, abundó.

Preguntado por cómo se tomaron los capitanes el comunicado de la Federación de Peñas, duro con los futbolistas como nunca, Aranzubia reflejó que “hay que aceptar todo siempre que sea dicho con respeto y agachar la cabeza”.

“No estamos para pedir nada a la afición, sería importante que nos animasen y luego, al final, que hagan lo que consideren oportuno”, sentenció en lo que respecta al primer tema de la rueda de prensa, el entorno del equipo herculino.

 

días complicados

Estos días ‘pesan’. El ambiente está cargado y el pesimismo se puede cortar con un cuchillo. Así lo reconocía el portero. “Es una semana complicada después de perder aunque te vas centrando en el siguiente partido. Estamos con ganas de que llegue”.

“Va a ser un partido fundamental y da igual que el Granada venga con confianza”

Y llegará. Vaya si llegará. El sábado a las diez de la noche comenzará una batalla por seguir con opciones de salir de la guerra con un armisticio que deje al Deportivo en la máxima categoría del fútbol español. Si el equipo no gana será dramático.

“Va a ser un partido fundamental y, aunque el Granada viene de ganar al Real Madrid y con confianza, eso nos tiene que dar igual, porque necesitamos ganar como sea ante un rival directo por la permanencia”, comentó el guardamallas.

Dani Aranzubia incidió en que espera que la victoria, este sábado, caiga del lado del que tiene que caer, o sea, el Deportivo, y se convierta en un verdadero punto de inflexión.

“Que sea la primera de una racha positiva que nos permita sacar la cabeza de una vez por todas”, manifestó.

 

situación económica

El jugador blanquiazul salió al paso de los comentarios que se hacen en el entorno sobre la situación económica de los jugadores de la primera plantilla blanquiazul.

“Cuando el árbitro pita nadie está pensando en si
cobra o no”

Como el resto de sus compañeros Aranzubia lleva tres meses de retraso. Aunque los profesionales deportivistas quieren estar por encima de todo esto lo cierto es que el meta reconoció que, sin quererlo, estas situaciones pueden afectar a los futbolistas. “Creo que no, pero puede que sea así, porque cuando el árbitro pita, nadie está pensando en el concurso y en si cobras o no, pero quizás inconscientemente sí que pueda llegar a afectar que durante la semana no se hable sólo de fútbol y del partido propiamente dicho”, indicó.

“Sabemos que la AFE, que es la que nos protege, y el club están intentando solucionar todo eso y nos tenemos que mantener al margen, porque no nos podemos permitir el lujo de preocuparnos por el tema extradeportivo”, manifestó el jugador.

Preguntado por si conocía a los administradores o por si había tenido comunicaciones directas del club indicó que “no” y se remitió de nuevo a lo que les llega desde la Asociación de Futbolistas Españoles.

Mientras tanto, en la Plaza de Pontevedra, esperan con ansiedad a que llegue el dinero de Mediapro para pagar a los componentes del plantel. El Depor sobrevive en el alambre pero, por el momento, no se cae de un trapecio sin red.

“La afición no quiere escucharme decir nada, quiere que ganemos”