El arte románico inspira la nueva imagen corporativa de Oza-Cesuras

La delegada de la Xunta y el director xeral de Administracións Públicas acompañaron a Cacheiro
|

Oza-Cesuras, el primer municipio fusionado de la era democrática, estrena imagen, un diseño del betanceiro Luis Galán que se presentó este viernes en el salón de plenos del extinto Ayuntamiento de Oza dos Ríos.
“Ahora tenemos bandera y territorio, antes éramos un ejército sin bandera”, intervino Pablo González Cacheiro. El presidente de la gestora de Oza-Cesuras ejerció de anfitrión para las decenas de invitados que se desplazaron hasta el municipio dispuestos a conocer “una nueva marca con vitalidad en unos tiempos en que todo es gris”, añadió el mandatario, del Partido Popular.
Luis Galán, un reconocido profesional de larga trayectoria que ha realizado diseños para importantes empresas e instituciones, ha sido el encargado de “representar” Oza-Cesuras, y para su creación se ha basado en las cruces antefijas románicas que se conservan en las iglesias de San Pedro de Porzomillos (en el antiguo Oza dos Ríos) y de San Xiao de Mandaio (Cesuras).
El creador señaló que la figura elegida “es símbolo de unidad” y  recoge una tradición cultural arraigada en el territorio, ya que el románico es la manifestación cultural que ha dejado más huella en el patrimonio de Oza-Cesuras. Este sustrato cultural ha sido los hilos con el que Luis Galán ha trabajado para pasar de lo conceptual a la realidad de la que será la nueva imagen corporativa de Oza-Cesuras.
Así, entre otras fuentes documentales, el autor ha manejado un trabajo del historiador Francisco Vales Villamarín, quien en su día analizó estas cruces románicas conservadas en iglesias y conventos de As Mariñas.
Así, González Cacheiro, destacó el gran trabajo realizado por Galán y aseguró que en un mundo en el que la imagen gobierna, un símbolo que nos identifique ante los demás con rapidez, seguridad y capaz de atraer la atención, es un activo muy importante para empezar a existir en un mundo global, y más aún al inicio de una nueva etapa que cierra otra, la de este último año, que no ha sido fácil: “Llevamos casi un año intentando tirar para adelante, un año complicado en que nos enfrentamos a un mundo nuevo y desconocido”, reconoció el presidente de la comisión, que agradeció el trabajo de todo el personal municipal y, en especial, a los secretarios “por su paciencia ante las tesituras jurídicas que hubo que solventar”.
Los agradecimientos se extendieron a los miembros de la corporación presentes, incluidos los  vocales del PSOE. Estos se sumaron a la convocatoria, al igual que la delegada de la Xunta en A Coruña, Belén do Campo, y el director xeral de Administracións Públicas. Tampoco faltaron los alcaldes de los municipios limítrofes, como Coirós, Aranga y Betanzos. Sí faltó el presidente provincial, Diego Calvo, al que González Cacheiro justificó pues “tenía compromisos ineludibles”, al igual que el presidente del Consorcio As Mariñas. La ausencia de Calvo fue el asunto más comentado al término de la presentación, pues siempre ha sido el político que más empeño, e incluso dedicación personal, había puesto en el proceso de fusión entre Oza dos Ríos y Cesuras.

El arte románico inspira la nueva imagen corporativa de Oza-Cesuras