La vivienda turística prolifera en Galicia mientras se resiente el alquiler

Muchas plazas de alquiler se están derivando al registro de vivienda turística | aec
|

El fenómeno de la vivienda turística ha generado un importante debate en la comunidad de hosteleros, el sector inmobiliario y la propia sociedad, en un momento en el que este tipo de oferta va en aumento mientras el mercado de alquiler se resiente, con menos plazas, mayores precios y algunos usuarios que sufren las consecuencias de un cambio de paradigma que afecta sobre todo a las principales ciudades gallegas y a las zonas costeras.
El 30% de los ciudadanos españoles utiliza alguna plataforma de economía colaborativa al menos una vez al año, según el Panel de Hogares de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Entre las más populares, se encuentran servicios de intermediación de alojamientos, como Airbnb, que aumentaron desde el 9,7% en el mismo período del año pasado hasta el 11,9% actual, sobre todo para viajes de corte vacacional.
Ciudades como Madrid y Barcelona advirtieron de las consecuencias que ha tenido este modelo en los precios del alquiler de vivienda y que ha provocado una sustitución de población con menos recursos por otra de mayor capacidad económica, además de un auténtico vaciado de comunidades frente al auge de turistas.

Regulación de la Xunta
En Galicia, la Xunta implantó una regulación a partir de mayo con el objetivo de erradicar las problemáticas más relevantes vinculadas a esta actividad. Entre ellas, indicó la Administración, el impacto económico-social, la fiscalidad y tributación, la seguridad y satisfacción de los usuarios, la calidad de la oferta o la competencia desleal denunciada por el sector turístico que ofrece alojamientos en regla.
Según explicó la directora de Turismo de Galicia, ya son 19.000 las plazas registradas, la mayoría en “municipios costeros” de As Rías Baixas y A Mariña lucense como Sanxenxo, Barreiros, O Grove o Foz, aunque también en ciudades como Santiago. Castro defiende el correcto funcionamiento de la regulación y que esta oferta es “complementaria” a todas las plazas hoteleras, además de las de alquiler.
No obstante, desde el sector inmobiliario advierten de que se está derivando un importante número de plazas del parque de alquiler al registro de vivienda turística, provocando una reducción de esta oferta mientras la demanda “presiona al alza” y los precios suben. Este mercado ya se venía nutriendo de la vivienda usada debido a la baja construcción en los últimos 10 años, agravándose esta pérdida de plazas.

La vivienda turística prolifera en Galicia mientras se resiente el alquiler