Un niño de once años escribe una amenaza de bomba en el vuelo de Canarias a Santiago

En 1989 se dio aviso a la torre de control de Lavacolla del avistamiento de un objeto no identificado aec
|

Un niño de 11 años ha sido identificado como el autor de una nota con una amenaza de bomba que llevó a desalojar un vuelo procedente de la isla canaria de Fuerteventura y destino Santiago.

El vuelo debería haber salido pasado martes a las 20.20 horas de Fuerteventura con destino a Santiago de Compostela pero, después de ser hallada una nota en la que se amenazaba con hacer explotar el aparato, firmada por “el terrorista”, se retrasó unas horas. Finalmente, se comunicó a los afectados por parte de la Guardia Civil que se trataba de la nota de un niño de 11 años que ya estaba localizado, así como de sus padres, y que podría hallarse ahí de otro viaje.

Una de las afectadas, la nacionalista Branca Rodríguez Pazos –que fue la primera teniente de alcalde en la primera legislatura del ex alcalde socialista de Lugo Xosé López Orozco, de 1999 a 2003– comentó que, cuando iban a salir de Fuerteventura, “a las ocho y veinte de la tarde para Santiago, cuando el avión estaba en la pista dando la vuelta para despegar, una pasajera, al abrir la bandeja, vio un papel que ponía que había una bomba y que podía estallar. La firmaba el terrorista”.

Esta testigo afirmaba que el comandante del vuelo “dijo que había que hacer una revisión, que había que seguir un protocolo”. “Y que teníamos que salir del avión”.

“La gente estuvo muy bien, no hubo ningún histerismo”. “Y bajamos todos”, añadió

Poco después se les trasladó que el autor había sido “un niño de once años, que había gastado una broma” y que ya había sido localizado por los agentes, al igual que sus padres. “Fue una broma pesada. Espero que el niño tenga un castigo porque esto causó muchos perjuicios porque había gente esperando en Santiago y otros habían alquilado coches precisamente en Santiago”, han afirmado varios de los implicados.

Pasada la incidencia, el avión consiguió retomar su ruta y tras el despegue voló a Santiago, a donde llegó sobre las 04.00 horas. “Fue un hecho sin ninguna consecuencia, pero fue desagradable y hay que tener cuidado con este tipo de cuestiones”.

Un niño de once años escribe una amenaza de bomba en el vuelo de Canarias a Santiago