La madre de Asunta aporta una autopsia que cuestiona la oficial

Alfonso Basterra y Rosario Porto, los padres de Asunta, salen de un registro en su domicilio archivo ec

La representación legal de Rosario Porto ha conseguido incorporar al sumario de este caso, pendiente de fecha de juicio, un informe de dos forenses que rebate la autopsia oficial e incluso la propia data de la muerte de la niña.
El penalista José Luis Gutiérrez Aranguren, que ejerce la defensa de la abogada Rosario Porto, madre de la menor hallada muerta el 21 de septiembre de 2013, ha encontrado a dos especialistas que refutan los informes de la autopsia que elaboró el Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga).
Los autores de este documento de 18 páginas, el cual cuestiona el otro incorporado al sumario y al que Efe ha tenido acceso, son dos catedráticos de Medicina Legal y Forense de las universidades de Cádiz y de Murcia.
Su análisis se fundamenta en las fotocopias de las fotografías del levantamiento del cadáver y en los distintos informes médico-legales que llegaron hace casi un año al juzgado de instrucción número dos de Santiago. La autopsia definitiva se entregó en diciembre de 2013.
Ambos docentes tratan de poner en entredicho tanto los métodos como la bibliografía que emplearon los expertos que participaron en el examen de la menor de 12 años descubierta sin vida sobre una pista forestal de Teo, un municipio de la provincia de A Coruña.
Los especialistas objetan en esta contrapericial la data de la muerte -según el informe oficial Asunta falleció entre las cuatro y las ocho de la tarde-, los métodos de análisis histopatológico que se siguieron en el Instituto de Medicina Forense de Sevilla, y los utilizados para analizar algunas de las lesiones que presentaba el cuerpo de la pequeña.
Estos profesionales, que no solicitaron al Imelga el juego de las fotografías originales del levantamiento, hacen constar que "al no disponer" de éstas y tener solamente las fotocopias, "hay que ser prudentes".
Y prosiguen: "La data de la muerte -a nuestro juicio-, requiere de una serie de matizaciones, ya que no aparece claramente justificado el intervalo establecido -entre las 16:00 y las 20:00h- en el informe de autopsia realizado por los médicos forenses".
En este sentido, se muestran cautelosos, pero no concretan en su caso un intervalo horario.
Durante el juicio tendrán la opción de explicar, ampliar y dar más detalles de su informe, y, asimismo, podrán formular preguntas a los forenses del Imelga durante una vista que todavía sigue sin fecha a la espera de nuevas pruebas médicas solicitadas por la defensa de Rosario Porto y la calificación de idoneidad de los miembros del jurado popular.
Asunta Basterra Porto murió de forma violenta el 21 de septiembre de 2013, y su trágico desenlace supuso un caso sin precedentes en la historia criminal de España, al estar acusados de un delito de asesinato sus propios padres, la abogada Rosario Porto y el periodista Alfonso Basterra.
Los dos están encarcelados en el penal coruñés de Teixeiro, en régimen de prisión provisional comunicada y sin fianza.
La primera autopsia que figura en el sumario, la oficial, concluye que se produjo una "compresión sostenida sobre la boca y los orificios nasales con los efectos fisiopatológicos que ello comporta", es decir, asfixia, y también determina que la presión ejercida se llevó a cabo, "muy probablemente", mediante "un objeto blando y deformable".
Los forenses del Imelga apuntan, además, que la víctima mortal, esta menor de altas capacidades, se encontraba bajo los efectos de una importante cantidad de Lorazepam, que entre las benzodiacepinas tiene un potencial adictivo alto.
Y si el nuevo informe se ha podido incluir en la causa es por la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo consultada por el magistrado José Gómez Rey, recusado y apartado de este caso que conmovió España, en el que fue relevado por la jueza Leonor Castro Calvo.
La mencionada jurisprudencia admite la aportación de pruebas y nuevas pericias fuera de plazo, siempre que puedan ser favorables al acusado y no supongan una pérdida de tiempo o de dinero a la administración.
La sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña dio la razón a Rosario Porto y aceptó recusar al magistrado Gómez Rey, que, designado el 14 de julio como presidente del tribunal, accedió él mismo a esta recusación basada en su contacto previo con la causa sobre la que resolvió diferentes recursos.
En su afán de evitar dilaciones, aceptó apartarse y, aunque remarcó su imparcialidad, tanto por permanecer ajeno a los intereses en litigio como por considerar que no tiene prevenciones ni perjuicios en su ánimo sobre la culpabilidad de los acusados, dijo entender que Rosario Porto pueda tener dudas razonables sobre su imparcialidad por su contacto previo con el procedimiento, al dictar resoluciones en las que resolvió recursos de apelación y queja.
Así, expone que haber estado en contacto directo con el material necesario para que se celebre el juicio y haber dictado resoluciones en las que se examinó y afirmó la existencia de "motivos bastantes para creer responsable criminalmente a la ahora acusada" son circunstancias que convierten en razonables las dudas de la recusante sobre su imparcialidad objetiva para actuar como magistrado-presidente del Tribunal del Jurado que ha de juzgarla.
Gómez Rey subraya en su comunicación que su actuación precedente al resolver los recursos puede entenderse como haber participado en la instrucción y hay que ser prudente siempre que "está en juego la confianza" que los tribunales deben inspirar al acusado y al resto de los ciudadanos y la conveniencia de celebrar un juicio sin riesgo de incurrir en nulidad por la vulneración del derecho fundamental a un juez imparcial.

La madre de Asunta aporta una autopsia que cuestiona la oficial

Te puede interesar