Lluvia de botellas contra el autobús del Depor en Vigo

|

El autobús que trasladaba al Deportivo a Vigo fue recibido a su llegada a Balaídos por una lluvia de objetos, sobre todo botellas de cristal, que caían desde donde estaban situados los aficionados más radicales del conjunto celeste, lo que obligó a la Policía Nacional a intervenir.

Un incidente que puede considerarse el único que se vivió en la previa del clásico gallego, ya que los seguidores del Depor que se desplazaron a la ciudad olívica no tuvieron demasiados problemas para entrar en el estadio, a pesar de que llegaron caminando desde la estación de Guixar.

Durante el partido, los aficionados de la escuadra celeste no pararon de dedicarle gritos a su eterno rival, así como a la mayoría de los deportivistas que estaban ubicados en la grada de Río Alto siguiendo el encuentro.

Un total de 29.000 aficionados llegaron las gradas del estadio vigués, lo que posibilitó el primer lleno de la temporada en Balaídos. De la totalidad de los seguidores que presenciaron el choque, cerca de 4.000 eran aficionados de la escuadra coruñesa.

Lluvia de botellas contra el autobús del Depor en Vigo