DE ACUERDO: DESPUÉS DE LA SEMANA DE PASIóN VIENE LA RESURRECCIóN

|

El Ideal Gallego-9999-99-99-999-a7ff8491

  bierto por domingo josé maría villot

Mientras Francia prohíbe las plegarias de cualquier confesión en las calles de París y Marsella, como ya sucede en Niza, aquí la lluvia las suspendió y, la autoridad civil, dejó “para otra ocasión” la llamada procesión laica. Quedó, eso sí, la vieja referencia del “Genarín”, desfile procesional que en la noche del Jueves Santo recorre el barrio húmedo de León recordando a un “pellejero” que murió atropellado (mientras hacía sus necesidades) por el primer camión de recogida de basuras que tuvo la ciudad.
A reseñar, también, que por esas fechas el Papa pedía a Europa que acogiera a los refugiados,  mientras en una iglesia de Roma expulsaban a medio centenar de gitanos.



Perdón y enmienda > No hay perdón sin penitencia, dicen los clásicos, y por eso recrudece el “fuego amigo” sobre don Mariano, que se pasó la semana silbando en las islas afortunadas... Pero le siguen y ¡ay, Mariano, Mariano! sus fieles le piden que haga algo, que diga cosas, que aparezca. Y él, como nos dijo Rivas, sigue en su sofá chaisse longue pero ya se ocupan de la artillería gruesa  “los Mou” que tiene el PP en plantilla.
A veces cuentan con el estimable refuerzo “del extranjero” como Francisco Vázquez, que, de nuevo, cirio en mano, recorre su particular vía crucis entre Roma, donde tanto le quieren por su acrisolado catolicismo, y Madrid, donde –según sus palabras– le ignoran por ello, oye.
La Semana Santa nos dejó, pues, algunas confesiones y –pese al clima– algunas procesiones para estimular la penitencia....
¿Tienen penitencia los culpables? > Ya lo saben: nuestra querida “caja” tiene permiso para endeudarse. Confirmado lo que sabíamos (que no había en “caja” el dinero del que presumían) llega la hora de la confesión, ¿la penitencia?, y en eso andaban el otro día nuestros parlamentarios: críticas a los gestores (algunas tímidas, dice el periódico)  y amargas quejas. Lo más fuerte que se escuchó en el Horreo fue “deberán explicar que hicieron para que estemos así”.
Pero, como en el chiste, a ella (a la Caja) también le deben y es que nuestra señora Xunta que tiene un respetable déficit también puede endeudarse hasta el 0,69%...
Ahí siguen, pues, sin apenas penitencia y sin disculpas por sus culpas.

Libres de toda culpa > No se lo van a creer pero Galicia comparte el ránking con Andalucía, Canarias y Comunidad Valencia en el número de imputados que figuran en sus listas electorales. Los hay acusados de hinchar el padrón, de falsedad en documento mercantil, de prevariación, de llevarse el dinero en crudo a través de comisiones y otros “etcéteras” que ya son conocidas por el público fiel que, manda truco, considera pecadillos de escasa importancia...
En este escándalo destaca la opinión de políticos como Camps, que asegura que los votos taparán las decisiones judiciales, o de Cospedal, para quien “cuatro trajes, dos pantalones, zapatos y corbatas” son un delito menor...

Trabajo, ¿salud o castigo? > Acabemos fieles a la fecha: hoy, primero de mayo, es la fiesta del trabajo que “pilla” a la sociedad con poca gana de festejos si piensa en la interminable “fila” de cofrades ante las oficinas del paro...No confundan el “quieto-parao” con trabajar en el paro y tener un chollo en el mercado del buceo (conocido como trabajo sumergido), asunto que en Galicia es preocupante.
El fraude laboral nos sitúa en el tercer lugar de la tabla y la cifra que supone, en euros,  más de cuatro mil setecientos millones. Ese dinero negro supone un fraude de 4.700 millones de euros.
A esta cifra insoportable hay que añadir, tal como explicó en el Horreo el señor Tomé, doscientos cuarenta y nueve mil parados registrados, cuarenta mil más que hace dos años pese a los estimados esfuerzos de 2009 pues, como todo el mundo dice, “la culpa es de ZP”.
Tampoco está de más recordar que trabajar es peligroso. Más en Galicia que es la tercera comunidad con más muertes en el puesto de trabajo. Pero tenemos suerte: Baltar lucha contra el paro y a favor de (su) la familia: decenas de candidatos del PP compaginan estos días mítines con las pruebas a acceder a plazas en la (su) Deputación. Menos mal que como el trabajo es un castigo (aquello del sudor en la frente que ha quedado en el “sudor del de enfrente”) el estar en paro no es pecado...
Y si ustedes creen que ya pasó todo, esperen. De aquí al 22 aún nos montarán más cirios....

 

DE ACUERDO: DESPUÉS DE LA SEMANA DE PASIóN VIENE LA RESURRECCIóN