El comercio espera la campaña de Navidad con optimismo pero teme los efectos del Black Friday

La ornamentación navideña ya se ve en muchas calles quintana
|

La Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC) redoblará su vigilancia sobre el mapa lumínico creado por la concesionaria para que se adapte lo máximo posible a lo que solicitó en estos últimos días antes del encendido del alumbrado navideño. Una vez se proceda al estreno –está previsto para el día 6– los empresarios prevén afrontar una campaña navideña con “esperanza e ilusión” aunque conscientes de que el consumo podría no subir.
“Parece que el 80% de las luces se han colocado respecto al proyecto que presentamos pero valoraremos cuando esté todo colocado porque hay zonas en las que no se ajusta a lo previsto como en la Sagrada Familia·”, explica la presidenta de la FUCC, Mariló Fernández. Por ello prevén revisar los puntos en donde están los arcos este fin de semana para ver si habrá que pedir modificaciones al Ayuntamiento y la empresa concesionaria.
En relación a la campaña navideña Fernández revela: “No nos vamos a hundir nunca y lo último que se pierde es la esperanza”. Sin embargo, los representantes de las distintas asociaciones son conscientes de que el Black Friday podría jugar en su contra de cara a las compras de regalos.
Hace tan solo unos días algunos decían temer que la gente hubiese adelantado los encargos para aprovechar los descuentos. Fundamentan ese miedo en que las ofertas del viernes negro ( o la semana negra, como se alargó en diversos negocios) podría retraer el consumo en las fiestas. Sea como fuere, Fernández también reconoce que el margen de beneficios no fue el que era ni el viernes negro ni tampoco lo será durante las navidades.
Rafael Granados, también representante de la FUCC y presidente de la Asociación de Comerciantes de As Conchiñas, se muestra “optimista porque parece que la economía se va recuperando poco a poco”. Por ello espera que las ventas mejoren, aunque los resultados irán por sectores porque hay unos productos más solicitados que otros.
Granados hace una reflexión que va más allá pues cree que las grandes áreas continuarán perjudicándoles en estas fechas pero también alude al aumento de las ventas online entre los jóvenes.
En su opinión, los pequeños comercios deben contar con páginas web e incluso realizar promociones a sus fieles vía Whatsapp. “No podemos quedarnos sin la venta online ni sin ofrecer los mismos servicios que los centros comerciales”, resume de cara a la Navidad, pero también como un mensaje global para 2017.

El comercio espera la campaña de Navidad con optimismo pero teme los efectos del Black Friday