La niña liberada en Almería era explotada como asistenta e intentaron abusar de ella

|

La Fiscalía Provincial de Almería señaló ayer que la menor de 13 años rescatada por la Policía Nacional “nunca tuvo relaciones sexuales por precio” ni por otro tipo de compensación, de forma que acudía a la casa del principal detenido a ejercer labores de “servicio doméstico” con el fin de obtener dinero para adquirir alimentos así como alcohol y tabaco para su madre, quien “no facilitaba la prostitución”.
Fuentes del Ministerio Público indicaron que la menor “se resistía a los abusos” que presuntamente cometía el hombre de 59 años para quien el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería decretó el ingreso en prisión por un delito de abusos a menores.
El hombre, que la conoció en el Paseo Marítimo de la capital, ofreció a la pequeña trabajar en su casa realizando labores de asistenta a cambio de una contraprestación económica o alimentos, a lo que la niña, dada su precaria situación familiar, accedió, según la investigación. En este sentido, el detenido habría tratado de aprovechar esta situación para realizar “tocamientos” a la menor, si bien esta rehuía tal situación y llegaba a encerrarse en distintas dependencias del piso para evitar los abusos.
No obstante, las mismas fuentes aseguraron que la niña nunca ofreció servicios de índole sexual, de forma que su madre, con serios problemas de alcoholismo, tampoco habría facilitado contactos relativos a la prostitución, aunque sí exigía a la niña que llevara a casa comida, cerveza y tabaco, de modo que si no lo hacía, era insultada o agredida.

alto riesgo
Cabe recordar que tras la investigación policial, calificada de “espléndida” por parte de la Fiscalía, se produjo la detención del hombre cuando abandonaba un supermercado en compañía de la niña, a la que en ocasiones pagaba en especie, y en otras ocasiones con cantidades de entre 15 y 20 euros. En esa línea, advirtió del “alto riesgo” de que la menor hubiera llegado a caer en la prostitución.
Durante el registro de la vivienda del detenido se encontraron algunas fotografías de la menor que no tendrían un carácter sexual explícito, aunque sí sugerente para el arrestado. Tanto la niña como su hermano menor de 9 años, actualmente bajo el amparo de la Junta de Andalucía, estaban expuestos a un “abandono total” por parte de su progenitora, quien se encuentra en libertad con cargos por un delito de abandono de menores y otro de maltrato en el ámbito familiar.
Según la información aportada por la Fiscalía, la niña se encontraba sin escolarizar este año, si bien había asistido a clase con anterioridad en otra provincia en la que había residido con su familia y su rendimiento escolar era “excelente”. “Hasta el curso pasado tenía un buen rendimiento e incluso iba a buenos colegios”, explicó desde el Ministerio Público.
Tanto la niña como su hermano y su madre vivían como “ocupas” en un piso de la capital almeriense, al que llegaron hace meses después de haber residido temporalmente en El Ejido, donde tampoco fue a clase. Esta circunstancia, junto al abandono de la madre, habría impedido su escolarización, ya que ni ella ni su hermano se encontraban empadronados aunque ella habría tratado de escolarizarse en un instituto de Almería.
La investigación, iniciada el 17 de enero tras la información facilitada por un confidente, permitió a los agentes actuar en poco tiempo y limitar la exposición de la niña a abusos así como a más trabajos, ya que también había sido explotada.

La niña liberada en Almería era explotada como asistenta e intentaron abusar de ella