El joven que arrancó parte de una oreja a otro le pagará 18.000 euros

|

El Ideal Gallego-2011-07-20-008-42f3e31f a.b. > a coruña
  Las secuelas físicas que sufre un joven de resultas del altercado en que se vio envuelto en noviembre de 2008 durante una noche de fiesta en el entorno de Méndez Núñez van a costarle al autor de aquella agresión 18.000 euros. Es el acuerdo al que ayer llegaron los dos implicados ante el tribunal de la sección segunda de la Audiencia Provincial, por el cual se impone también una condena de dos años al responsable de aquellas lesiones, de las que el perjudicado todavía conserva las marcas en la oreja izquierda. En ella recibió un mordisco de tal entidad que le seccionó una parte del pabellón auricular y, aunque su padre y un amigo regresaron aquella misma noche al lugar de la pelea y recuperaron la sección amputada en las inmediaciones del Banco Pastor para su reimplantación, el aspecto que le ha quedado es muy diferente del normal.
Tal como se recogía en el escrito de la acusación particular, que ejerció el penalista José Ignacio Santaló en representación del herido, el chico tuvo que someterse desde la agresión a tres intervenciones quirúrgicas, ninguna de las cuales fue satisfactoria. De hecho, para reconstruir la zona del mordisco, el perjudicado ha tenido que hacerse un injerto de piel de otra parte de su cuerpo.
Vistas las complicaciones de la herida, las lesiones fueron encuadradas penalmente dentro de la que causan “deformidad de un órgano no principal”, un tipo delictivo que podría haber costado al acusado un máximo de seis años de cárcel, según contempla el Código Penal.
Sin embargo, el pacto al que llegó ayer su defensa –el abogado José Ramón Sierra– con las acusaciones rebaja hasta los dos años la pena, que quedará en suspenso al tratarse de una persona sin otros antecedentes.

Registrado >
El altercado que motivó el procedimiento judicial se precipitó de madrugada en la zona de los Cantones, cuando el agredido y sus dos amigos se cruzaron con la pandilla del acusado  cuando salían de Santa Catalina en dirección a los jardines. Una chica del grupo les pidió un cigarrillo y, acto seguido, comenzó a registrarle los bolsillos de la cazadora al denunciante.
Ante esa actitud, que la acusación particular tachaba de “provocativa”, el joven comenzó a increparla, y fue esa reacción lo que provocó que los amigos de ella comenzara a atacarles. También la joven, que según la versión del perjudicado le golpeó con un paraguas hasta hacerle verter la bebida que llevaba en la mano.
En principio el gesto motivó las burlas de la pandilla, pero al momento sus componentes se enzarzaron con el denunciante y sus dos amigos. En el curso de la agresión, el joven recibió la dentellada en la oreja.
Fue hospitalizado inmediatamente y acabó teniendo que pasar un ingreso hospitalario de diez días, con varias intervenciones y tratamientos, y sin que su cara pudiera recuperar su apariencia anterior. Por el perjuicio estético, “ligero”, que le ha supuesto el ataque, la Fiscalía reclamaba el pago de una indemnización de 1.660 euros, que la acusación particular elevaba hasta los 26.000.

 


El joven que arrancó parte de una oreja a otro le pagará 18.000 euros