Investigadoras reconstruyen la dieta del pueblo en Al Andalus

Antiguo complejo militar de Mondragones, en pleno centro de Granada | aec
|

Un grupo de investigadoras de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), Cambridge y dos universidades canadienses han llegado a la conclusión de que en el Al Andalus medieval “no existía un tipo de dieta diferenciada entre la sociedad cristiana o islámica, salvo en productos concretos”. Los resultados del informe se pueden leer en la revista “Archaeological and Anthropological Sciences”, en un artículo sobre la alimentación de las clases populares en el Al Andalus de la Edad Media.
En la investigación participaron Olalla López-Costas, investigadora del Grupo Ciencia del Sistema Terra la Universidade de Santiago de Compostela, Sarah Inskip, de la Universidad de Cambridge y las canadienses Andrea Waters-Rist, de la Universidad de Calgary, y Gina Carroll, de Western Ontario. 
Así, el estudio confirma “el consumo de caña de azúcar en Al Andalus por primera vez en España”, un producto que llegó a la península ibérica como consecuencia de la expansión árabe. 
La investigación también evidencia “el consumo de vegetales, leche y carne, sobre todo caprino y bovino, sin descartar el cerdo”. Las investigadoras han llegado a estas conclusiones después de analizar isótopos estables de huesos y dientes de los esqueletos de humanos y animales de entre los siglos IX y XIII en Écija.
En aquella época, en Astiya –el nombre que recibía la ciudad de Écija– “convivían musulmanes, mozárabes y judíos bajo una importante impronta islámica que condicionaba su economía, cultura y sociedad”.
El estudio llevado a cabo por las instituciones académicas concluye también que los habitantes de la ciudad “se alimentaban de los mismos productos, sin diferenciación por sexo o edad”.
Otra de las aportaciones más relevantes de esta investigación es que existía diferencia entre la alimentación de los habitantes del norte y del sur peninsular, ya que los sureños “no consumían pescado de modo habitual ni tampoco mijo”.

Investigadoras reconstruyen la dieta del pueblo en Al Andalus