Lorenzo se corona a lo grande

|

Jorge Lorenzo se proclamó por tercera vez campeón de MotoGP, después de ganar el Gran Premio de la Comunidad Valenciana y dejar sin la gloria a su compañero de equipo, Valentino Rossi, que también cumplió su parte del trabajo, aunque no pudo obrar el milagro.
El balear y transalpino hicieron lo que tenían que hacer. El primero tenía claro que ganar en Cheste le aseguraba casi ser campeón y culminar una remontada espectacular que inició precisamente en la primera cita española, en Jerez. 
Lorenzo mantuvo el temple para salir airoso de la cita final. Marc Márquez y Dani Pedrosa, segundo y tercero, no se lo pusieron fácil, sobre todo en un trepidante final de carrera en el que ambas se pegaron al mallorquín, en el único momento donde Rossi tuvo esperanzas de que polémica acción de Sepang no le costase su décimo título. Pero el ya pentacampeón del mundo se llevó su séptima victoria de la temporada, el que más, para dejar a ‘Il Dottore’ sin corona.
La salida cumplió el guion. Lorenzo aprovechó su posición en la pole y la defendió con firmeza por delante de Márquez y Pedrosa, mientras que Rossi salió agresivo y evitó percances para ir superando pilotos. Tras la primera vuelta, el balear mandaba con el italiano decimoquinto y ya con menos tráfico para adelantar, aunque la cabeza ya estaba lo suficientemente lejos.
Jorge no tardó en sacar su martillo pilón para marcar tiempo vuelta a vuelta, pero no logró despegarse de las dos Honda. Sin sorpresas, Valentino trataba de acercarse al segundo grupo, favorecido, además, por la caída de Andrea Iannone.
El duelo por delante parecía quedar en manos de Lorenzo y Márquez, con Pedrosa perdiendo poco a poco fuelle. Rossi, rodando en 1:32 por los 1:31 de su compañero de equipo, seguía progresando y alcanzaba el último grupo de rivales que debía de superar para quedar al frente del segundo grupo. Se deshizo de los hermanos Espargaró con trabajo y muy fácil de Andrea Dovizioso. Era cuarto a falta de 17 vueltas, pero nunca pudo bajar de los 12 segundos de desventaja respecto a Pedrosa.
El título quedaba en manos ya del trío delantero. Lorenzo bajaba su ritmo pero mantenía la primera posición. A falta de cuatro vueltas, Pedrosa se acercaba al dúo de cabeza.
El de Castellar del Vallès firmaba un gran final y alcanzaba finalmente al balear y al ilerdense. Todo el guion escrito por el mallorquín se emborronaba y era el momento de templar los nervios para los dos últimos giros, con Rossi de espectador de lujo. Lorenzo mostró una vez más su carácter y aguantó el pulso de las dos Repsol Honda, que no terminaron de ser lo agresivas que se podría esperar. Pedrosa se descolgó en las curvas finales y el balear encontró el camino hacia la gloria de uno de los títulos más recordados de la historia del motociclismo.

Lorenzo se corona a lo grande