Rueda asegura que la subida del céntimo sanitario es “una decisión responsable”

Copia de El Ideal Gallego-2013-10-13-024-ae2a0493
|

Los gallegos pagarán 3,6 céntimos más por cada litro de gasoil y 2,4 por cada litro de gasolina por “responsabilidad”. Ese es el argumento esgrimido por el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, quien ayer afirmó que el aumento del tramo autonómico del impuesto de hidrocarburos que pretende aplicar el Gobierno gallego es una “decisión responsable” y “se toma pensado en el interés general” que es “garantizar la sanidad púbica, una de las mejores de Europa”.
La Xunta proyecta elevar un impuesto que ya estaba marcha y que ahora crece hasta los 4,8 céntimos por litro de carburante. Se trata del llamado “céntimo sanitario”.
“Esta decisión equipara a Galicia a otras nueve comunidades”, destacó Rueda, quien añadió que este impuesto no se aplicará a los sectores profesionales del transporte, la agricultura, los barcos y la calefacción del hogar.

Muchos esfuerzos
El vicepresidente de la Xunta reconoció que son muchos los esfuerzos que se les están pidiendo a los ciudadanos, pero insistió en que este va dirigido a mantener la sanidad.
Rueda hizo estas declaraciones ayer tras asistir en A Coruña a los actos institucionales del Día del Pilar, un día después de que la conselleira de Facenda, Elena Muñoz, anunciara dicha subida de impuestos.
En concreto aseguró que se había decidido esta medida con respecto al impuesto de hidrocarburos porque “consideramos que hay una prioridad que está por encima de todo a la hora de elaborar las cuentas públicas, y es mantener el gasto social. El impuesto de hidrocarburos tiene un matiz claro, se destinará a financiar la sanidad pública”.
Por ello, abundó el pasado jueves que “de esta forma”, con la equiparación, “garantizamos la financiación de la sanidad, blindamos esa financiación... Estamos hablando de un impuesto destinado a gasto social”.
El Parlamento gallego aprobó el pasado agosto con los únicos votos del PP el techo de gasto no financiero para 2014, fijado en 8.456 millones de euros –25 millones menos que este año– y ello contó con el rechazo unánime de los tres grupos de la oposición, PSdeG, AGE y BNG.
Muñoz aludió un día después de que unos quinientos funcionarios convocados por todos los sindicatos de las distintas áreas de la Función Pública cargasen en Compostela contra los recortes a sus condiciones de trabajo, a ese techo de gasto para indicar que, aún con una bajada ligera, las retribuciones de estos empleados se “mantienen invariables” respecto a 2013.
Reconoció el trabajo y esfuerzo de este colectivo, “especialmente en la situación en la que nos encontramos”, e insistió en que “nosotros en 2014 prevemos mantener las mismas retribuciones que teníamos en 2013, lo que supone que están igualadas a los momentos anteriores a la crisis” aún no siendo tiempos de bonanza económica.
Del debate parlamentario de los presupuestos, recalcó que “siempre intento ser positiva”, de modo que aguarda “contribuciones”, enmiendas constructivas, “no la crítica porque sí sino que se presenten alternativas para poder estudiarlas y siempre pensando en lo mejor para Galicia”.
Muñoz, que confió en que en 2014 haya tasas de crecimiento positivas “por primera vez desde los últimos años”, recordó que las próximas cuentas públicas serán las menos restrictivas desde que Alberto Núñez Feijóo alcanzase el poder en el año 2009, “las que presentan una disminución menor”.

Rueda asegura que la subida del céntimo sanitario es “una decisión responsable”