Rajoy propondrá una gran coalición al PSOE que llama a dejar atrás una “etapa negra”

|

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, anunció ayer que volverá a proponer al PSOE formar una gran coalición para gobernar España si, tras las elecciones del 26 junio, el panorama político español sigue fragmentado y no varía sustancialmente.
Por su parte el PSOE destacó la necesidad de “dejar atrás” la etapa “negra” del Partido Popular y del presidente del Gobierno en funciones, y conseguir un “gobierno de cambio “ con el líder de los socialistas Pedro Sánchez.
“El gran cambio que debería producirse en España es que fuera posible que dos fuerzas políticas, cuando las circunstancias lo exigen, se pongan de acuerdo”, afirmó Rajoy en su intervención en la clausura de del Círculo de Economía en Sitges.
“Voy a decir exactamente lo mismo. Es en lo que creo, es lo mejor para España”, concluyó ante los asistentes, en su gran mayoría empresarios, ante los que defendió las reformas que impulso su Gobierno en los últimos cuatro años.
El presidente del Gobierno en funciones afirmó que sería una “insensatez” apostar por una fórmula que no fuera esta, y argumentó que se puede gobernar con minoría con algo más de cien escaños, pero añadió que con esta fórmula es muy difícil lograr estabilidad.
Para Rajoy, los meses que han pasado entre las últimas elecciones y estas se resume en que él el 21 de diciembre ofreció un gran pacto el PSOE que no tardó ni tres segundos en rechazar: “Todo lo demás es anécdota”, ha zanjado, en alusión a los intentos que hicieron los socialistas para gobernar.
Rajoy, afirmó además que si gobierna tras las elecciones generales del 26 de junio seguirá trabajando para reducir el déficit y la deuda porque cree que es “positivo para España” y quien debe es menos libre, y se mostró satisfecho con la flexibilización que otorgó Bruselas a España para situar el déficit por debajo del 3% en 2017 en vez de 2016, lo que calificó de razonable y positivo.
Además se mostró convencido de que no habrá multa de Europa a España por incumplir el objetivo de déficit de 2015 porque el Gobierno central viene haciendo esfuerzos desde hace años y está convencido de que “hacer bien las cosas es rentable” porque baja el coste de la financiación en los mercados.
Agregó que reducir el déficit es una responsabilidad compartida de todas las administraciones españolas, y reprochó: “Algunos dicen: no lo cumplo porque no me dan lo que me corresponde, y como no se puede demostrar, no llegamos a parte alguna”.
Rajoy hizo hincapié en que la clave para mejorar la financiación autonómica está en la recaudación, que a finales de 2015 todavía no llegaba a niveles de 2007, y aseguró que la vía para recaudar más no es subir impuestos “salvo una situación límite”, sino generar actividad económica y empleo para que aumenten los ingresos tributarios y se vuelva a llenar la hucha de la Seguridad Social.

Rajoy propondrá una gran coalición al PSOE que llama a dejar atrás una “etapa negra”