La familia del niño sin iris de Oleiros exigirá a la Xunta daños y perjuicios

El Ideal Gallego-2019-05-11-014-a2a993b9
|

La familia de Fran Amor Llopis, el niño sin iris que reside en la localidad oleirense de Dorneda, demandará a la Xunta por daños y perjuicios.

Los padres del menor que sufre aniridia bilateral completa comparecieron ayer, en la Casa do Pobo de Dorneda, para felicitarse y aplaudir el fallo del juzgado de lo Social número 2 de refuerzo de A Coruña que eleva hasta el 75% su discapacidad.

La madre de Fran justifica la decisión de demandar a la Xunta, en concreto, a la Consellería de Política Social, por los cinco años que ha durado el proceso y en los que se han sentido despreciados.

“La familia ha ganado y se encuentra muy satisfecha. Lo vamos a celebrar a costa de la Xunta. Tenemos que recuperarnos psicológicamente pero lo haremos”, dijo Sandra Llopis, que compareció acompañada de su marido y del oftalmólogo Manrique Villafranca Díaz de Rábago.

Villafranca fue especialmente crítico con la actuación de los facultativos del Gobierno autonómico que atendieron a Fran y dijo sentirse indignado porque “se ha pisoteado esta enfermedad”.
La madre de Fran también dijo que facilitarán los términos de la sentencia judicial a una entidad especializada en enfermedades raras para que sirva de base en otros procedimientos y “los que vengan atrás no tengan que sufrir lo mismo que nosotros”.

Por su parte, la Consellería de Política Social indicó, a través de un comunicado, que el dictamen judicial avaló la valoración médica del equipo de orientación de la discapacidad del joven.
“No se puede reprochar al equipo de valoración ni a la consellería demandada que no diagnosticasen concretamente la patología”, apuntaba el departamento autonómico.

Reconocimiento expreso 
Política Social señalaba que el magistrado consideró probado que el equipo de valoración reconoció desde el primer momento una aniridia completa. 

“Siempre se reconoció expresamente en el diagnóstico la aniridia completa, incluso en letras mayúsculas”, insistía, al tiempo que aseguraba que quedó acreditado que los códigos de las dolencias se cubrieron a efectos únicamente estadísticos y que en ellos no están codificadas todas las posibles enfermedades y patologías existentes.

La Xunta además considera que la elevación del grado de discapacidad hasta el 75% no implica ninguna diferencia a la hora de acceder a ayudas y prestaciones respecto a la valoración del 70% que se le había otorgado a Fran en octubre de 2018.

La familia del niño sin iris de Oleiros exigirá a la Xunta daños y perjuicios