El jefe de Tráfico de Renfe no leyó la advertencia sobre la curva de Angrois pese a recibir el aviso

El jefe de Tráfico de Renfe, Nicolás Izquierdo, en su comparencia | j.p. gandul (efe)
|

El jefe de Tráfico de Renfe Nicolás Izquierdo aseguró ayer en el Congreso que no había leído la advertencia sobre la peligrosidad de la curva de Angrois en la que se accidentó el tren Alvia en julio de 2013 y murieron 80 personas, a pesar de haber recibido dicho aviso.
Durante su comparecencia ante la comisión que investiga en la Cámara Baja este siniestro, Izquierdo justificó que no leyó ese informe porque “era muy extenso”, algo que la diputada de En Marea Alexandra Fernández cuestionó, pues dicha advertencia se resumía “en un folio”.
Esta advertencia que, según Izquierdo, no leyó, fue remitida por el jefe de maquinistas José Ramón Iglesias Mazaira de cara a la reunión que iban a mantener varios responsables de Renfe para subsanar incidencias en la línea del vehículo accidentado.
“Si tomaron decisiones y es que leyeron el informe, es que usted miente. Y si tomaron decisiones sin leer la documentación que trataba sobre ese tema, me parece un poco negligente”, dijo Fernández, a lo que el compareciente aclaró que lo que se trató fue la transición de un sistema de seguridad Ermts al Asfa y si se podían evitar las paradas de emergencia que se estaban produciendo.
Además, Izquierdo recalcó que en esa reunión no se trató ningún asunto relacionado con la seguridad, pese a que varios diputados le señalaron que la seguridad era uno de los puntos del orden del día. “Si quiere podemos leer el orden del día”, replicó Izquierdo, a lo que el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, contestó: “Claro: Seguridad”.
“El tema de la curva nunca se trató en la reunión. Es cierto que me llegó el correo, venía con mucha literatura”, declaró. “No se trató. Al ser tan abundante, tan recurrente, no lo leí”, dijo, recalcando que no estuvo en ninguna reunión donde hablaran de problemas de seguridad antes del accidente de Angrois. l

El jefe de Tráfico de Renfe no leyó la advertencia sobre la curva de Angrois pese a recibir el aviso