Puigdemont: “A todo un pueblo movilizado no le harán ni cosquillas”

|

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, defendió ayer la fortaleza de la ciudadanía para sacar adelante el proceso soberanista y advirtió de que, mientras a los políticos los pueden inhabilitar, “a todo un pueblo movilizado no le podrán hacer ni cosquillas”.
Puigdemont se pronunció así en su intervención en Lloret de Mar, en el marco del Consejo Nacional del PDeCat un día después de anunciar que el 1 de octubre se llevará a cabo el referéndum independentista.
El dirigente catalán insistió en que a los políticos les pueden “inhabilitar, suspender, amenazar y querellar”, pero “a la gente se le tiene que tener mucho respeto”.
“Con este proceso se acaba el momento del protagonismo principal de la política y llega el de la ciudadanía”, añadió Carles Puigdemont, que pidió a los contrarios al referéndum, que tengan “la honestidad de mirar a los ojos al pueblo de Cataluña y que se atrevan a decirle que no tiene derecho a decidir su futuro”.

Cambio de clima
Para Puigdemont, el clima en el que hasta ahora se gestó todo el proceso sufre un cambio con el anuncio de la fecha de la consulta, porque ahora “quien tiene el mando son los 7,5 millones de catalanes”, que, el 1 de octubre, apretarán “el botón” para decidir “libremente” qué país quieren.
El presidente de la Generalitat retó a los opositores, sin citar directamente al Gobierno de España, a convencer al pueblo de que “una docena de magistrados del Tribunal Constitucional saben más que 7,5 millones de catalanes lo que les conviene”.
Carles Puigdemont consideró que “se tendrán que esforzar un poco más” y se preguntó  también sobre los argumentos para justificar que es mejor quedarse en un Estado y con una Constitución “que la mayoría de ciudadanos de Cataluña no votaron”. “El respeto no se consigue ni dando miedo ni amenazando ni prohibiendo”, indicó Puigdemont, para quien llegó “la hora de los catalanes”.
El máximo responsable del Govern pidió también a los opositores “que dejen de esconderse con la bandera constitucional” y que le digan a la ciudadanía: “Siempre estaréis tutelados”.
Por su parte, el expresidente catalán Artur Mas, actualmente inhabilitado por la consulta del 9-N, aseguró que es “muy importante” que el 1 de octubre la participación sea superior a la de aquella fecha.

Sentido y legitimidad
“Lo que dará todo el sentido y la legitimidad plena” a la votación es ese respaldo mayoritario de la ciudadanía demostrado en las urnas, según explicó Mas.
El expresidente de la Generalitat estima que “una participación grande dará una nueva legitimidad democrática a Cataluña” y ha considerado que ese tipo de apoyos son los “que cambian los marcos legales”.
Artur Mas avanzó que, a partir de ahora, se les acusará de incumplir la ley y se les presentará “como insurrectos” que sacan adelante “un golpe de Estado”.
El expresident señaló, sin embargo, que esa expresión le trae el recuerdo de “Tejero, Armada, Milán del Bosch, los que entraron fusil y metralleta en mano en el Congreso”, pero que no lo relaciona con “urnas en Cataluña, con gente pacífica”. l

Puigdemont: “A todo un pueblo movilizado no le harán ni cosquillas”