Caen las primeras lluvias en la ciudad después de varias semanas de sequía

Los coruñeses volvieron a tener que usar ayer el paraguas, casi olvidado en los últimos meses susy suárez
|

  Tal y como lo anunciaban las predicciones meteorológicas, los coruñeses volvieron ayer a familiarizarse con el paraguas en una jornada de borrasca, que se quedará en la comunidad hasta el sábado, día en el que volverá la estabilidad atmosférica. No obstante, los dos litros por metro cuadrado registrados ayer son casi insignificantes.

En este sentido, la ciudad presentaba de nuevo una estampa propia de la estación primaveral con chaparrones a media mañana, una situación que cogió desprevenidos a muchos que salieron a la calle sin impermeable y tuvieron que esperar a que escampara. Es así como los viandantes se refugiaban de las precipitaciones en soportales y tiendas, algo que no hacían desde hace varias semanas pero que seguramente agradecieron teniendo en cuenta la amenaza de sequía. Meteogalicia predice para hoy un tiempo similar al de ayer con cielos nublados y chubascos puntuales, ocasionalmente moderados y con granizo. Las temperaturas no acusarán cambios significativos y se mantendrán entre los ocho grados de mínima y los doce de máxima, valores muy por debajo a los que se alcanzaban la semana pasada con una sensación térmica estival.

La previsión estima para el domingo y el lunes cielos de nuevo despejados y sin riesgo de precipitaciones

 

Por otra parte, los vientos serán flojos del norte durante todo el día con intervalos de moderado a la tarde. Las condiciones meteorológicas tenderán a mejorar conforme avance la Semana Santa y se prevé que para mañana los cielos sigan estando con nubes. Esto acarreará precipitaciones con posibilidad de granizo en algunos momentos de la jornada. Eso sí, las temperaturas subirán hasta los 16 grados, cuatro más que en días anteriores y llegarán a los nueve de mínima. Será el sábado cuando habrá una alternancia de nubes y claros con la posibilidad de algún chubasco de forma puntual.

Desde Meteogalicia apuntan a que los días con mejores condiciones para pasear durante las vacaciones serán el domingo y el lunes para volver el martes a un tiempo inestable en la ciudad, que traerá otra vez agua con una probabilidad del 70 y 80% de lluvias.

Esto confirma que A Coruña regresará así a valores normales para esta época del año, lo que obligará a sacar las botas y el chubasquero, además de la ropa propia de esta temporada. Habrá que esperar a ver cómo afectan estas precipitaciones al embalse de Cecebre, que hasta el lunes pasado presentaba un 62,8% de capacidad, una cifra similar a la de años pasados con la diferencia de que en este no ha sido necesario abrir para mantener ese nivel. Se ha adelantado a marzo el cierre de las compuertas para aumentar el volumen de agua en previsión de una primavera seca.

Caen las primeras lluvias en la ciudad después de varias semanas de sequía