Historias exprés para mentes cansadas

Gótica contará con la actuación de la exdirectora del Centro Dramático Galego Blanca Cendán
|

Leda Eventos Teatrais comenzó haciendo microteatro en la habitación de un hotel. En medio del showroom “Mil a gritos”, Estíbaliz Veiga fue diva en los años 50 después de ver cómo en Madrid un colectivo de cincuenta profesionales le buscaban las cosquillas al gran público con teatro exprés e historias de diez minutos que despertaban el gusanillo a los que le hacían ascos a la interpretación. La Tuerka 27 lleva dos semanas con la compañía en calidad de residente. Quince días en los que se han sentado a ver lo que hacían gente de todas las edades, desde adolescentes a personas de la Tercera Edad. En un salón de casa donde los actores no pueden enfatizar los textos porque cualquier señal antinatural tiraría la puesta en escena por la borda.

Cuenta Estíbaliz que el microteatro exige interpretaciones creíbles. En un espacio de dos por dos metros cuadrados donde la profesional se da cuenta hasta cuando el espectador de la derecha padece mal de amores o jaqueca. Hasta el momento, el local de Doctor Fleming ha programado dos obras, que se despedirán hoy, mañana y el viernes con sesiones a las 20.30, 20.55 y 21.20 y una más el viernes, a las 20.00.

En la primera, “Boas de Máis”, a Estíbaliz Veiga y Jose Leis les da tiempo en 16 minutos de poner verdes a los hombres, planear una trama y que la presa caiga para interactuar con los espectadores. Ellos son una especie de pañuelo. Le dan consuelo a una de las protagonistas y el contacto hace más real un guión próximo y con toque naif que llega a todo el mundo. En este aspecto, Veiga destaca la capacidad del autor Jacobo Paz para escribir textos que enganchan y que provocan en el público la sensación de haber vivido algo parecido.

De esta forma, el guionista presenta un segundo plato titulado “Cotilla”, aderezado con dosis del género cómico y puntos suspensivos para trasladar a la butaca al salón de otra casa, la de un señor adinerado que guarda un secreto y que contrata a una señora de la limpieza que hace de infiltrada en el pueblo. Esta forma de poner sobre el tapete a personajes extremos en situaciones extremas da como resultado, dice Veiga, “una hipérbole de nosotros mismos porque a quién no le preocupa lo que hablen de nosotros”.

De esta primera experiencia en la ciudad, la compañía de Veiga y Leis ofrecerá una segunda remesa desde el 2 de mayo y durante tres semanas. La primera de las piezas, “Gato Negro”, situará en escena a la exdirectora del Centro Dramático Galego Blanca Cendán, que cantará en directo y actuará.

La obra será comedia en el local a través de una pareja que no se parece en nada porque si ella es una mujer acomplejada que mide el gasto a rajatabla, él compite con sus compañeros de trabajo a ver quién tiene el pene más largo hasta que un buen día la casera secuestra a su gato y pide un alto rescate por él. Esto trastocará su rutina.

Por último, “Gótica” funcionará como una especie de ensalada donde el humor negro se aliñará con el musical y lo cómico para hacer protagonista a Narciso, enamorado de la muerte, que se deja entrevistar por un Buenafuente norteamericano. Por solo tres euros, los coruñeses podrán regenerar sus neuronas dañadas por las dosis excesivas de fútbol en un toma y daca teatral que tiene pensado renovar su menú cada tres semanas y durante cuatro meses.

Historias exprés para mentes cansadas