La Guardia Civil revela que pudo haber un quinto implicado en la muerte de “El Piñas”

|

El Ideal Gallego-2011-05-05-008-bbb64d7c

m. pérez > a coruña
  Una investigación paralela llevada a cabo por la Guardia Civil de Benavente (tres acusados son de la zona de León) apunta a la participación de otra persona en la muerte de Alfonso Piñeiro, alias “El Piñas”, el traficante de Arteixo. Hasta ahora, por el testimonio del hombre acusado de disparar el arma que acabó con la vida del coruñés, se dijo que las pistolas que llevaban los dos imputados que acudieron a casa del Piñas aquella noche del 7 de abril de 2009 habían desaparecido porque ellos mismos las habían tirado por la ventanilla del coche.


Sin embargo, ayer las autoridades, después de un “pinchazo” telefónico, señalaron a J.R., otro miembro de un clan gitano de la zona castellana, como la persona que se encargó de ocultar “los hierros”. El agente que ayer declaró por videoconferencia apuntó incluso que este quinto hombre podría haber colaborado más allá en la operación de venta de drogas que iba a tener lugar aquel día en Arteixo, ya que después de escuchar una conversación telefónica dijo haber oído cómo J.R. aseguraba que se había ofrecido un Valium a I.G., presunto autor del disparo porque “estaba muy nervioso”.
Las escuchas determinaron asimismo que este nuevo actor en la trama de la muerte de Piñeiro no acudió a Galicia. “Él dijo algo así como ‘ya hablé con los que fueron a Arteixo’”, explicó el miembro del Instituto Armado. Se supo además que esta persona está relacionada directamente con el otro imputado como coautor, A.J., ya que eran familiares.

“Pelitos” > A.J. es la persona que el fiscal estima viajó con el supuesto autor del disparo y algunas pruebas apuntan a él. La más significativa es el testimonio de M.A.B., amigo personal del fallecido, encargado de poner en contacto a ambas partes y presente aquel día. Él lo reconoció en el juicio sin dudar, lo identificó como “Pelitos”. Le llamaban así por el corte de pelo, de punta, que llevaba antes del proceso. Sin embargo, A.J., al contrario que I.G., nunca huyó de León. No se escondió tras los hechos y no pudo ser identificado por la esposa del fallecido. La viuda aseguró el martes en la Audiencia que el día del suceso se había tropezado con alguien en el pasillo de su casa tras escuchar el tiro que mató al Piñas –ella estaba en otra habitación– y dijo también que no podía estar segura de que esta persona fuese A.J.
Se sabe que Pelitos, para quien el Fiscal pide 27 años de cárcel, fue quien vendió a I.G. el Audi con el que viajó a Arteixo aquel día, pero el principal acusado niega que fuese él quien lo acompañó. Apunta a “un rumano”, al que no delató en su declaración “por miedo” a represalias contra su familia o contra él mismo.


La Guardia Civil revela que pudo haber un quinto implicado en la muerte de “El Piñas”