Los retratos de Lee Miller llegan a España de la mano de Novacaixagalicia

|

El Ideal Gallego-2011-06-12-012-7fc9a729

  redacción>a Coruña

  La sede de la Fundación Caixa Galicia inaugura el próximo día 23 una exposición retrospectiva de uno de los iconos de la fotografía del siglo pasado, la norteamericana Lee Miller, en la primera muestra de esta clase que se le dedica en España. Autora de algunas de las imágenes de la pasada centuria, a lo largo de sus setenta años de vida destacó como fotógrafa de moda, corresponsal de guerra y retratista de los grandes creadores plásticos de la época.
Con esta iniciativa, Novacaixagalicia acerca hasta la ciudad una selección de sus mejores trabajos en cada uno de estos campos, dentro de un proyecto que incluye la visita a Galicia de Anthony Penrose, hijo del matrimonio de la fotógrafa con el pintor surrealista británico Roland Penrose.
En su faceta como reportera, Lee Miller acompañó al ejército norteamericano en su viaje tras el día D. Fue una de las pocas mujeres periodistas que cubrieron la guerra en Europa y, entre otras hazañas, fue testigo del cerco de Saint Malo, la Liberación de París, la batalla de Luxemburgo y Alsacia, la conexión de rusos y americanos en Torgau o la liberación de los campos de Dachau y Buchenwald, entre otras.
Miller llegó a alojarse en la casa de Hitler y Eva Braun en Munich y la víspera de la rendición alemana fotografió la residencia del führer en llamas en Berchestaden. Después siguió viajando hacia el este y registró algunas de los acontecimientos más terribles de la Gran Guerra.

Inicios > La de corresponsal es solo una de las facetas de esta mujer, que desde pequeña estuvo familiarizada con los rudimentos de la fotografía, gracias al cuarto de revelado que poseía su padre, un ingeniero apasionado por as tecnologías modernas.
Entró por azar en el ámbito profesional y en el mundo de la moda cuando, a punto de ser atropellada, un hombre le salvó la vida. Se trataba de Conde Nast, editor de Vogue y Vanity Fair, quien la recomendó como modelo.
Con 22 años tenía ya una carrera consolidada en este campo; se trasladó a París y comenzó a trabajar con el artista surrealista Man Ray, que sería su profesor, su mentor y también su pareja. Tres años después regresó a su Nueva York natal para abrir un estudio en el que se especializaría en los retratos y trabajaría para revistas y publicidad, siempre haciendo uso de su sello surrealista.
Tras un período en El Cairo y un matrimonio conoce, en una visita a París en el año 1937, al que sería su segundo marido, Roland Penrose, artista inmerso también en el movimiento surrealista. Con él viaja a Grecia y Rumanía, para acabar por mudarse desde Egipto a Londres, poco antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial.
Allí monta de nuevo su estudio, y comienza a trabajar para Vogue, cuando ya las bombas comienzan a caer. Realiza fotografías a los edificios en ruinas, hasta que, en 1944 acepta trabajar como corresponsal para el ejército yanki, deseosa de contar historias de mujeres en el frente.
A su regreso, y después de retomar durante un par de años su labor en el campo de la moda, se retira a una granja en Inglaterra y abandona de forma definitiva el mundo de la prensa para dedicarse a retratar a artistas como Picasso, Miró, Man Ray o Tapies para sus biografías.


 

Los retratos de Lee Miller llegan a España de la mano de Novacaixagalicia