La restauración del muro del parque de Oza se prolongará dos meses

05 enero 2020 A Coruña- El Ayuntamiento reparará el muro derrumbado en el parque de Oza La zona permanece acotada para evitar que los ciudadanos se aproximen
|

Durante uno de los temporales del pasado mes de diciembre, las intensas lluvias propiciaron el derrumbe del muro histórico del parque de Oza, cuya restauración todavía no se pudo llevar a cabo y, cuando se pueda realizar, se extenderá, aproximadamente, dos meses en el tiempo.

La concejalía de Medio Ambiente se encuentra ultimando los detalles para poder ejecutar la actuación de reforma. Según las previsiones municipales, en las próximas dos semanas debería estar finalizado el proyecto para, con posterioridad, comenzar la restauración.

Por lo tanto, este tramo del muro del parque puede llegar a cumplir un año, o quedarse a las puertas, desde el momento de su derrumbe. En su momento, los trabajos necesitaban de la colaboración de los servicios de Medio Ambiente, Cultura e Infraestruturas, pero la previsión era tener el proyecto durante el primer trimestre del año. La pandemia, igual que hizo con otros proyectos municipales y autonómicos, también obligó a pausar este tipo de procesos hasta casi entrado el verano.

Ya entre los meses de diciembre y enero los técnicos municipales estudiaron la infraestructura derrumbada para decidir si era factible su recuperación, algo que resultó ser afirmativo, pero en aquel momento no se conocía cuanto tiempo podrían llevar los trabajos, que ahora se estiman en dos meses.

En el momento en el que cayó esta parte del muro, que sirve para dividir en dos niveles la pendiente del parque de Oza, los vecinos no se sorprendieron, ya que llevaban tiempo, ya que llevaban tiempo alertando al Gobierno municipal de que el estado de algunos puntos no era el adecuado, por lo que solicitaban que se estudiara el muro en su totalidad para evitar sucesos de este tipo.

Historia

El muro en cuestión fue levantado poco después del asalto de las flota inglesa que comandaba sir Francis Drake en 1589. Tras la contienda y las pérdidas, en la ciudad se decidió que era necesario reforzar las defensas para evitar futuros ataques.

Por eso se decidió amurallar Oza, que por aquel entonces, todavía no era un barrio de la ciudad, sino que era un municipio independiente.

El muro se fue completando poco a poco y fue objeto de diversas reformas durante los siglos XVIII y XIX hasta que, en pleno siglo XX, Oza quedó integrada en la ciudad herculina.

Tras la expansión su patrimonio quedó integrado en la urbe y, algunas partes, como el castillo de San Diego, fueron demolidos, en este caso para construir instalaciones portuarias.

Ahora, varios siglos después, y tras la poca atención de los últimos años, fueron las lluvias, y no los conflictos armados, los que acabaron por derribar las murallas de Oza. l

La restauración del muro del parque de Oza se prolongará dos meses