La Xunta anuncia que se prepara ante la “amenaza real” de emergencia por la sequía

El presidente de la Xunta y la conselleira de Medio Ambiente, en la rueda de prensa posterior al Consello | lavandeira jr. (efe)
|

El Gobierno gallego continúa poniendo en marcha medidas ante la “amenaza real y continua” y “más que probable a día de hoy” de tener que declarar la situación de emergencia por la sequía que padece Galicia.
La Xunta analizó y actualizóayer los protocolos de actuación previstos en el Plan contra la Sequía, del año 2013, ante la previsión de que en las próximas semanas continúe sin llover.
De este modo, según indicó el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y la conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, la previsión que es que en los próximos noventa días haya que empezar con restricciones en algunas zonas si no se cumplen determinadas premisas.
Entre estas, citó la necesidad de que los ayuntamientos, de quienes depende la competencia, incrementen la reducción del consumo del 10% al 20% y que lo acrediten documentalmente porque si no, “cada uno puede decir lo que quiera”.
La Xunta también demanda información a los municipios para que les comuniquen qué actuaciones consideran que se deben realizar para garantizar el abastecimiento y el suministro y poder coordinar las actuaciones. Además, instó a los ciudadanos a “cambiar el chip” y a actuar sobre los “pequeños gestos” cotidianos, como cerrar los grifos al lavarse los dientes o darse duchas en lugar de baños, entre otros.
Los embalses de Galicia Costa están al 43,2% de su capacidad, un 26,4 por ciento menos que hace un año, cuando ya estaban por debajo de la media de los últimos cinco años, y el caudal medio de los ríos es un 80 por ciento inferior a lo que sería normal en esta época del año, destacaron los dirigentes de la Xunta.

Demarcaciones en riesgo
La demarcación Galicia Costa está formada por 19 sistemas, de los que siete están en alerta, la tercera situación más grave prevista y paso previo a declarar la emergencia. Para combatir esta situación, siendo conscientes de que únicamente la lluvia puede paliarla, el Gobierno gallego pretende actuar en la concienciación de los ciudadanos, en una mayor coordinación con las administraciones, tanto locales, como la central, que gestiona los embalses de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, y también anunció medidas “para una hipotética situación de emergencia”.
La conselleira explicó que el próximo lunes habrá una nueva reunión de la oficina técnica de seguimiento de la sequía para analizar todos los indicadores y también se ha convocado a los integrantes de la Fegamp.
En esas reuniones se concretarán las actuaciones que hay que abordar en caso de situación de emergencia, se les pedirá a los municipios de más de 20.000 habitantes que elaboren un plan de emergencia contra la sequía, “que ya tenían que tener hecho” desde el año 2001 y se ayudará a los municipios de menos de 20.000 habitantes a elaborar ese documento. Se trata de identificar qué infraestructuras necesitarían para garantizar el recurso hídrico, ya que, insistió Mato, la competencia es municipal.
“Urgimos el control y la racionalización de uso de un bien escaso, si bien la única medida que tiene efecto inmediato en el tema del agua es el ahorro, el ahorro y el ahorro. Por eso hacemos un nuevo llamamiento a todos los gallegos, instituciones y empresas, el agua es un bien finito y depende de todos nosotros que dosifiquemos bien ese bien preciado. Demandamos la máxima colaboración, comunicación y coordinación”, concluyó.

La Xunta anuncia que se prepara ante la “amenaza real” de emergencia por la sequía