Un local coruñés reta a comer una hamburguesa de casi 1,5 kilos en 25 minutos

Un hombre prueba una hamburguesa. EFE/Archivo

Un establecimiento de hostelería coruñés ha retado a sus clientes a comer una hamburguesa de casi un kilo y medio en un máximo de veinticinco minutos.
Este sábado a partir de las 21 horas el número 25 de la coruñesa avenida de Rubine, frente a la playa de Riazor, acogerá este curioso reto.
Hace poco tiempo que este café bar, llamado Kiu Lounge, incluyó las hamburguesas en su carta y un asiduo de esta especialidad, hecha con productos naturales y caseros, solía consumir una de las de mayor tamaño, pero le parecía pequeña.
Entonces, este experto en artes marciales -quinto dan en taekwondo- le planteó a los responsables del Kiu Lounge un reto: si se comía una el doble de grande de su preferida, iría por cuenta de la casa.
Uno de los gerentes, Miguel Silva, ha reconocido a EFE que tanto a él como a sus compañeros les entusiasmó la idea y la aceptaron con gusto, además de extenderla al resto de los clientes.
"Aquí nadie viene a reventar comiendo, viene a disfrutar comiendo", declara, pues aunque son trescientos gramos de ternera, otros tantos de chuletas de cerdo y de pollo junto con dos huevos fritos, tomate, lechuga, cebolla, jamón y queso, que suman casi un kilo y medio, la hamburguesa es "deliciosa".
El precio de todo el producto es de catorce euros y la actividad tiene unas reglas claras, el que no consiga terminar su hamburguesa tendrá que abonar su precio, pero el que lo logre en veinticinco minutos estará invitado a esta sabrosa especialidad y a la bebida, además de ganar una camiseta conmemorativa.
"No queremos sacar beneficio, solo queremos que sea una actividad divertida en la que los clientes puedan disfrutar", confiesa Silva, que ya ha recibido nueve peticiones para participar en este particular concurso de personas que han visto la información en el periódico.
No es el único caso semejante en Galicia. Un rival fuerte, y publicitado, es el negocio del Novo Batel, en Carril (Pontevedra).
Su "criatura" no ostenta un Récord Guinness como el gigantesco bocadillo premiado el pasado junio en Barcelona, con 3,8 kilómetros de longitud untados en la conocida crema de cacao Nocilla, pero el "emparedado" de Carril sí es, al menos, "plusmarquista" dentro de su sector, la hostelería.
Con este macro-sándwich de raxo, zorza, jamón asado, calamares o tortilla, materia prima -a elegir- acompañada siempre de queso, beicon, huevo, lechuga, tomate y cebolla, se remediaría el apetito de Carpanta, el entrañable vagabundo dibujado por José Escobar.

 

Un local coruñés reta a comer una hamburguesa de casi 1,5 kilos en 25 minutos

Te puede interesar