Una protesta reúne a un centenar de personas en el punto negro de Guísamo en el que murió un ciclista

El Ideal Gallego-2020-02-16-017-4a00d989
|

Una concentración de protesta reunió ayer en la localidad bergondesa de Guísamo a un centenar de personas en el punto negro del tráfico en el que murió un ciclista el miércoles, día 5.
Los manifestantes cortaron la carretera DP-0810 a las doce de la mañana y durante quince minutos exigieron que se finalicen las obras de ampliación de la vía, que se encuentran ahora paralizadas por la protección que Patrimonio impone sobre el muro de una vivienda privada.
La protesta, convocada por una plataforma vecinal, contó con el apoyo de diversos miembros del Gobierno local, entre ellos la propia alcaldesa, Alejandra Pérez Máquez, y el concejal de Alternativa dos Veciños Juan Fariña, que también es responsable del departamento de Infraestructuras y Urbanismo.

Malestar
“La seguridad vial es más importante que un cierre que para nosotros no tiene ningún valor a efectos patrimoniales”, dijo la mandataria local, al tiempo que mostró su malestar por que fuese preciso que falleciese una persona para dar visibilidad a una problemática ya antigua como es la de que es necesario ampliar la carretera.

Por su parte, los vecinos concentrados señalan que se trata de un tramo de carretera muy transitado y estrecho por el que no pueden circular al mismo tiempo dos turismos, y mucho menos camiones como con el que se golpeó el ciclista Pedro Manuel Alonso, al que familiares y amigos volvieron a recordar ayer, con un sentido aplauso, al finalizar la protesta de Guísamo.

Próxima concentración
Precisamente, los convocantes indicaron que volverán la próxima semana a reunirse de nuevo a la misma hora para dejar patente que su exigencia es seria.

Cabe recordar que al día siguiente del fallecimiento de Pedro Manuel Alonso, que en su momento fue integrante del personal del parque comarcal de bomberos de Arteixo, la Diputación y el Ayuntamiento de Bergondo acordaron reclamar a Patrimonio que levantase la protección que aplica a la finca Valdeameno.

El Gobierno provincial indicaba que los trabajos de mejora tuvieron que paralizarse en el tramo de afección de la finca.

Restricciones
“Está paralizado debido a las restricciones que aplica Patrimonio también sobre el cierre de la finca, que sería necesario expropiar para poder acometer la ampliación de la vía”, insiste la Diputación, al tiempo que recuerda que es consciente de que el tramo mencionado es un punto negro del tráfico y que desde hace años disponen de un proyecto para mejorarlo.

Tanto esta administración provincial como el Gobierno local consideran que el único bien protegido debería ser el inmueble y no el cierre “ya que se trata de una construcción de la década de los noventa y no se encuentra incluido dentro del conjunto original del edificio al igual que las ampliaciones que se realizaron”.

El diputado José Manuel Pequeño, por su parte, avanzaba que insistiría ante la Xunta para que reconsidere su postura sobre la protección del inmueble.

Una protesta reúne a un centenar de personas en el punto negro de Guísamo en el que murió un ciclista