El EI atenta de nuevo en Europa con el asesinato de dos policías franceses

A frame grab taken from Reuters video footage June 14, 2016 shows a still photograph of the suspected attacker, who police and justice sources have named as 25-year-old Larossi Abballa, who stabbed a police commander to death outside his home and later ki
|

El terrorismo yihadista volvió a golpear Europa con el asesinato de dos agentes franceses. Un joven identificado como Larossi Abballa mató en la noche del pasado lunes a una pareja de policías en Magnanville, al oeste de París. El atacante había jurado lealtad al líder del Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi, hace a penas tres semanas y tenía una lista de objetivos, según reveló ayer el fiscal general, François Molins.
Según explicó en rueda de prensa, durante las conversaciones que Abballa mantuvo con los agentes de las fuerzas especiales llegados a la vivienda de los policías en la que este se había atrincherado les dijo que “era musulmán practicante, que hacía el Ramadán, y que juró lealtad hace tres semanas al comandante de los creyentes de Estado Islámico”.
En este sentido indicó que actuó en respuesta al llamamiento realizado por el Estado Islámico a “matar infieles, en sus casas con sus familias”, y aclaró que sabía que el hombre muerto era policía. El grupo terrorista reivindicó la autoría del atentado a través de un mensaje difundido por la agencia de noticias afín Amaq.
Durante el registro de la vivienda tras haber dado muerte al sospechoso y rescatar al hijo de tres años de la pareja asesinada, los agentes encontraron una “lista” en la que se incluían objetivos que incluyen a “personalidades públicas” y “profesiones” como rapero, periodista o policía, precisó el fiscal general. También se encontraron tres teléfonos móviles y tres cuchillos, uno de ellos ensangrentado.
Además, en su vehículo estacionado en las inmediaciones del lugar del crimen, los agentes hallaron un ejemplar del Corán, una chilaba blanca y dos libros religiosos, ‘La creencia auténtica’ y ‘La explicación de los tres fundamentos’, relató Molin.
Por otra parte, reconoció que durante el tiempo que Abballa cumplió la pena de tres años de cárcel, tras ser condenado por su participación en una filial yihadista, Larossi se caracterizó por un “proselitismo de islamismo radical” que fue detectado por las autoridades penitenciarias.
El fiscal también confirmó que Abballa era objeto de escuchas telefónicas, que no revelaron nada sospechoso y anunció que hasta el momento se hay sólo tres personas de su entorno detenidas: un hombre de 27 años de edad, otro de 29 y por último un hombre más mayor de 43 años.  
 
CUMPLIÓ CONDENA EN 2013
El asesino de los dos policías era un viejo conocido de las fuerzas del orden. Fue condenado en 2013 por su participación en una filial yihadista encargada de promover el reclutamiento de milicianos, según informó la prensa gala, dato que confirmó posteriormente el fiscal general. El joven, de 25 años de edad y de nacionalidad francesa, se radicalizó en los últimos años y fue condenado en 2013 por su implicación en una filial yihadista encargada de promover el reclutamiento de milicianos en Francia, su formación física y psicológica y el envío de jóvenes voluntarios a Pakistán. Abballa fue condenado a una pena de tres años de prisión, de los cuales seis meses fueron suspendidos, y se le concedió la libertad condicional a los dos años. Fue juzgado junto con otros siete acusados.
Por otra parte, según la televisión francesa BFM, el autor del doble asesinato reivindicó su ataque a los policías de Magnanville mediante la aplicación Facebook Live, la cual permite difundir en directo un vídeo en el perfil personal de esta red social. La grabación de Abballa dura 13 minutos y 15 segundos, pero su perfil ya habría sido bloqueado.
Las reacciones políticas ante este nuevo acto de violencia no tardaron en producirse. El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, aseguró que el asesinato es un “despreciable acto de terrorismo”. Tras  participar en una reunión de emergencia con el presidente francés, François Hollande, recordó que se han realizado 100 detenciones en 2016.

El EI atenta de nuevo en Europa con el asesinato de dos policías franceses