El gasto de las familias en educación se eleva casi un 30% por los recortes

12/11/2015 El ministro de Cultura, Iñigo Méndez de Vigo, e Inés Fernández-Ordóñez, presidenta del jurado, anuncia el Premio Cervantes EUROPA ESPAÑA CULTURA
|

El gasto público en educación se redujo un 15 por ciento de 2009 a 2014, mientras que el de las familias creció un 28,2 por ciento en el mismo período, según el informe “Las cuentas de la Educación en España 2000-2013”, de la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), que hace una radiografía de los recursos, gastos y resultados educativos en España.
Esta es una de las conclusiones del trabajo presentado ayer por los investigadores del Ivie, que defendieron la necesidad de crear un fondo de reserva para educación como el de la Seguridad Social con el fin de garantizar la estabilidad del sistema educativo español. “No se ha preservado el gasto público en educación como sí se ha hecho con las pensiones”, afirmó el director de investigación del Ivie, Francisco Pérez.
La trayectoria irregular de los últimos años del gasto en educación (público y privado), alcanzó su máximo en 2011, con 73.524 millones, y se redujo un 5,7% hasta situarse en 2014 en 69.461 millones. El gasto público pasó de los 46.990 millones en 2009 a los 45.297 en 2011; 39.794 en 2014; y subió en 2015 hasta los 41.167 millones, según estimaciones preliminares procedentes del INE, del Ministerio de Educación y de elaboración propia.
El gasto de los hogares ha sido constante y creciente durante la crisis, pasando de 9.567 millones en 2000 a 12.766 en 2013 (un incremento del 33%) y desde 2009 hasta la actualidad el crecimiento ha sido del 28,2%. En 2010, por ejemplo, cuando la crisis era acuciante, las familias destinaron a la enseñanza 10.050 millones de euros.
Además, el peso del gasto en educación de las familias es del 0,5% del PIB y es superior a la media europea (0,4%). Sin embargo, el gasto del Estado representa el 3,8% del PIB frente al 4,6% de la media europea.
“Las familias acuden al rescate”, indicó el director de esta investigación, que añadió que se trata de un “esfuerzo muy positivo” porque pone de relieve que “las familias españolas consideran que la educación es muy importante, incluso en momentos de dificultad”. Sin embargo, subrayó que “no todas se enfrentan a esta situación en las mismas condiciones”, algo que, según advirtió, tiene consecuencias en la igualdad de oportunidades del sistema educativo.
En este sentido, los autores del trabajo señalan que el gasto de los hogares aumenta en función del nivel de renta, de manera que las familias de mayores ingresos dedican cuatro veces más recursos que las familias con ingresos menores. El nivel formativo de los padres y el tipo de centro al que acuden los hijos también influye en el gasto, que se duplica cuando se trata de un centro concertado y se cuadruplica cuando es privado.

El gasto de las familias en educación se eleva casi un 30% por los recortes