“Es un partido para jugar con muchísima cabeza y tranquilidad”

el estratega blanquiazul advierte a sus futbolistas de lo importante que es mantener la calma durante los 90 minutos del duelo con la real sociedad susy suã¡rez
|

Saber manejar los nervios y la presión son las principales preocupaciones de Fernando Vázquez para el partido de mañana.

Ni la magnífica temporada que está realizando la Real Sociedad ni siquiera el hecho de que la escuadra donostiarra venga al estadio de Riazor a jugarse sus últimas opciones de clasificarse para la próxima edición de la Liga de Campeones le quitan el sueño al técnico de Castrofeito, cuya principal preocupación no es que sus jugadores no estén preparados para plantarle cara al equipo de Philippe Montanier sino que puedan verse atenazados por la necesidad de sumar un triunfo que daría la salvación matemática a los coruñeses.
“Es un partido para jugar con muchísima cabeza, con tranquilidad. El público va con nosotros y desde fuera vamos a tener esa pasión que hay que poner, pero hay que ser fríos y pensar tácticamente”, aseguró el estratega blanquiazul tras la sesión de entrenamiento que realizó ayer su plantilla en el estadio de Riazor.
“En lo que deben pensar los jugadores es en que tenemos un partido extraordinario, un ambiente súper. Lo tenemos que tomar como un reto positivo, no quiero que piensen en si fallamos. Tenemos que pensar en que vamos a ganar, en que es muy difícil que perdamos en Riazor. Tenemos muchísimas posibilidades. Los jugadores y la afición tienen que venir con esa energía positiva”, apuntó el preparador del cuadro coruñés, quien añadió que “hay que pensar que el partido es ilusionante y no una losa. Hace tres meses estábamos en la ruina y ahora estamos ahí. Vamos a vivir esto con ilusión, para disfrutar el partido y seguro que al final obtendremos un resultado positivo. La gente tiene que venir a vivir el partido, a protestar, a aplaudir a presionar...”.
El estratega deportivista reconoció que su única preocupación, a medida que se aproxima la última jornada del campeonato, es que sus futbolistas sepan manejar la presión, puesto que esta puede provocar que “a veces rindas menos”.
“Me conformo con que el jugador dé el máximo y rinda al máximo en partidos de este nivel. Es un partido de presión, que es un concepto que a veces no tiene nada que ver con el aspecto técnico y táctico porque la presión hace que a veces rindas menos. Me conformaría con que todos los jugadores dieran el máximo nivel a pesar de estar presionados”, señaló antes de ofrecer la clave para combatir los nervios.
“Lo  único que podemos hacer es seguir con nuestras rutinas hasta el sábado a las nueve. Hay que entrenar bien, estar concentrado, estar distendido porque la tensión gasta mucha energía. Y ya en el partido coger el punto de tensión adecuado”, aseveró.

“Es un partido para jugar con muchísima cabeza y tranquilidad”